Vieques: Faro de luz y esperanza de libertad patria
Fecha: 1999 10 01
Grupo: Ejército Popular Boricua - Macheteros (EPB)
País: Puerto Rico
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


EL MACHETE: ORGANO OFICIAL DEL EPB-MACHETEROS
________________________________________

VIEQUES: FARO DE LUZ Y ESPERANZA DE LIBERTAD PATRIA

A la memoria de Angel Rodríguez Cristóbal
Patriota insobornable que ofrendó su vida
para salvar la de los viequenses

Durante numerosas décadas, seis para ser precisos, las generaciones identificadas con la libertad de nuestra nación, con la independencia, han condenado con vehemencia lo que constituyó la "gran entrega" de los cuarenta: la ocupación de la isla de Vieques por la Marina de Guerra yanqui, y los desalojos y angustias a que ese sector de nuestro pueblo ha sido sometido. Pero los gobernantes de turno, los Muñoz Marín y toda la pléyade de políticos de la época plegados a las aventuras guerristas de los gobernantes yanquis, se sometieron a la voluntad de los gringos. Desde entonces los boricuas hemos sufrido el síndrome de USMAIL. Venimos cargando con la cruz de la "defensa común", de "servir a la democracia", de "hacer nuestra parte" como "buenos ciudadanos americanos" (de los Estados Unidos).

El oportunismo politiquero, esa tendencia que ha servido para justificar la presencia de los yanquis en nuestra patria -que se le ha vendido a nuestro pueblo durante un siglo, continúa constituyendo la gran mentira de manipulación con la cual lograron mantener adormecido a nuestro pueblo.

Esos llamados y denuncias patrióticas de los independentistas y de los sectores más sufridos del pueblo viequense, cayeron durante la mayor parte de esas décadas en oídos sordos. La represión y persecusión ha sido impuesta a los que han reclamado justicia: la mayoría del pueblo y pescadores viequenses, y a aquellos sectores independentistas de Isla Grando por obligación patriótica solidarios. Todos han sido victimizados, perseguidos, encarcelados, atropellados y hasta asesinados por las autoridades federales y profundamente perseguidos por las administraciones coloniales que tradicionalmente le han servido con fidelidad al gobierno de los Estados Unidos y a la Marina de Guerra yanqui.

Nuestro pueblo jamás podrá olvidar cómo los carceleros de Angel Rodríguez Cristóbal lo asesinaron, ahorcándolo después de haberlo sometido a brutales torturas en su celda de la prisión de Tallahassee, Florida.

La Marina de Guerra ha mentido descaradamente para justificar el uso y bombardeo de nuestra pequeña Isla Nena, tal y como lo hacen en la actualidad. Han manipulado a todos los puertorriqueños, incluyendo a aquellos gobernantes puertorriqueños que les han rendido servicios de manera servil e incondicional. Todas las promesas y compromisos que históricamente han hecho, han quedado en el olvido.

Dijeron que habrían de desarrollar económicamente a la isla y su població y eliminar el desempleo; dijeron que habrían de mantener la isla libre de daños ambientales; dijeron que controlarían las prácticas a límites mínimos; se comprometieron a devolver grandes extensiones de tierras que les son innecesarias, según sus proyecciones. Nada de esto han hecho. Ahora es peor.

Históricamente lo que sí han hecho es llevar al pueblo de Vieques muchas agresiones contra la comunidad, abusar de la buena voluntad y de la generosidad de nuestra población tanto viequense como de la Isla Grande; violentar la paz del pueblo y de su juventud; agredir, contaminar, enfermar, crear ansiedad y matar. La evidencia histórica sobra, aunque mucho han hecho para esconderla.

Han tratado a l pueblo puertorriqueño de la misma manera que lo han hecho con la población indígena del territorio continental del norte. El engaño, la violación de acuerdos y tratados, la expropiación de tierras y la propaganda maliciosa y mal intencionada, han sido los recursos utilizados para justificar sus agresiones y usurpación de territorios.

En esta etapa histórica, la lucha del pueblo viequense en pro de sus justas reclamaciones constituye uno de las factores de mayor importancia unitaria en la historia contemporánea de nuestro país. Es, sobre todas otras luchas coyunturales, la que tiene mayor capacidad para lograr grandes avances unitarios, rompiendo, como ya se ha demostrado, con las barreras sectarias, partidistas y de estrategias ideológicas específicas. Sin lugar a dudas, algunos de esos sectores han sido tradicionales aliados de la Marina. No debemos de olvidar que tanto el liderato del Partido Popular Demorático, así como el Partido Nuevo Progresista, carga con una responsabilidad política que ha dado origen a los sufimientos de los viequenses.

No dudamos que las motivaciones de muchas de estas personas que hoy se identifican con los derechos del pueblo puertorriqueño y de Vieques, en lo que a la Marina de Guerra yanqui en Vieques respecta, es sincero. Pero, igualmente, estamos seguros de que muchos de los que ahora se unen a este esfuerzo defensivo de la Isla Nena, lo hacen motivados por el oportunismo político que siempre los ha caracterizado y buscando el voto de los puertorriqueños para mantenerse en el poder y continuar su vida de privilegios y corrupción. Esos no pueden ser perdidos de vista.

El gobierno de los Estados Unidos, y muy particularmente los sectores que reciben el apoyo económico de la Marina, como lo son los senadores gringos Inhofe y Warner, han desatado una campaña no sólo de mentiras, sino también de chantaje y amenazas para obligar al pueblo puertorriqueño a modificar su militante postura totalmente identificada con el pueblo de Vieques, y que exige la retirada total de la Marina. Estos individuos dicen que si Vieques no puede ser bombardeada en sus ejercicios, retirarían la base naval de Ceiba, Roosevelt Roads.

Igualmente, apelan al supuesto patriotismo que los boricuas le debemos a la nación norteamericana, al decir que es deber de los puertorriqueños el garantizar que sus soldados estén bien preparados para evitar pérdidas de vidass. Ellos creen que la aplicación de semejantes técnicas psicológicas de callejón, de aquellas que siempre han aplicado para "comerles el cerebro" a los indígenas incultos e ignorantes", como piensan que somos los puertorriqueños, nos harán cambiar de opinión y liquidar nuestra combatividad.

Nada de eso funcionará. Ya todos hemos visto, para nuestra asombrada sorpresa, cómo en todo este proceso el gobernador Rosselló ha asumido un papel de vanguardia, y abonado a la unidad del pueblo. Los Macheteros lo alabamos por ello, aunque siempre advertimos que sabemos cuáles son sus motivaciones más profundas, esas que no están a simple vista. No nos queda duda alguna de que el gobernador actúa movido por lo que él cree que es un derecho que le otorga la nación yanqui. Lo hace para demostrar que se puede diferir y lograr defender nuestros derechos en el marco de lo que es la nación norteamericana.

Nada de esto debe de cambiar nuestro rumbo unitario. Lo fundamental es el cese del uso de nuestra Isla Nena para uso de práctica de tiro, la retirada de la Marina y la devolución de todas las tierras usurpadas a quienes somos sus verdaderos dueños: los viequenses y los puertorriqueños.

Los Macheteros, en nuestra coyuntura, aplicamos la política afín con lo que es la unidad de pueblo lograda. No actuaremos para dañar ese proceso. No obstante, repetimos lo que hemos dicho en más de una ocasión: si vuelven a bombardear a Vieques en sus ejercicios militares, actuaremos con el legítimo derecho que nos corresponde para hacer todo lo posible por detenerlos. Y eso lo haremos conforme a las normas que rigen las luchas militares. Escogeremos el escenario y la acción concreta.

¡PARA QUITARNOS LA PATRIA PRIMERO TIENEN QUE
QUITARNOS LA VIDA!

Pedro Albizu Campos
________________________________________

EJÉRCITO POPULAR BORICUA
OCTUBRE-NOVIEMBRE-DICIEMBRE 1999


© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS