Primera Conferencia Nacional de la Corriente de Renovación Socialista
Fecha: 1991 12 01
Grupo: Corriente de Renovación Socialista (CRS)
País: Colombia
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


PRIMERA CONFERENCIA NACIONAL DE LA CORRIENTE DE RENOVACION SOCIALISTA

Lugar de la Conferencia: Urabá, Antioquia
Fecha: Diciembre de 1991

Conclusiones centrales

La Conferencia identificó la situación como “ momento de transición entre las armas y la lucha política”, aunque mantuvo su reconocimiento “ en la coyuntura actual” a la combinación de todas las formas de lucha.
Ratificó el ideario socialista de la Corriente de Renovación Socialista. Consideró la Nueva Constitución Política como insuficiente e hizo un llamado a hacer “ los verdaderos cambios que requiere el país”.
Hizo un llamado a la búsqueda de la unidad del movimiento revolucionario.

Análisis de la coyuntura:
La mitad de la década de los 80´s marcó un hito en la lucha popular pero las fuerzas revolucionarias no fueron capaces de conducir esa iniciativa ni asumieron el liderazgo que les correspondía. La modernización del aparato productivo y la mayor vinculación de la economía colombiana a la mundial, está acompañada de la paulatina desnacionalización de la producción del país, de la ruina de amplios sectores de la pequeña y mediana industria, del zarpazo a los derechos de los trabajadores, de la inflación y la desprotección de los sectores más pobres de la población.

Con el reflujo revolucionario después del fracaso de la huelga general de 1988, se perdieron factores de acumulación estratégica: varias fuerzas guerrilleras entraron en la desmovilización y el desarme, algunas áreas de la retaguardia fueron retomadas por la oligarquía, la unidad revolucionaria sufrió serios golpes..., con la crisis del socialismo se ha perdido fuerza interna y apoyo internacional.

Propósitos
El propósito es cambiar la correlación de fuerzas..., recuperar el movimiento popular y profundizar en la lucha democrática, trabajar en la construcción de un nuevo movimiento político que recoja y potencie todas las expresiones de lucha popular y democrática.

La obligación de la CRS es delinear una nueva alternativa de sociedad, contando con el concurso de todos los movimientos y pensadores revolucionarios. En esta estrategia, el trabajo en las grandes ciudades es una prueba de fuego. Ahora se plantea el reto de convertir los planteamientos de poder popular en propuesta política para las ciudades, de ligarnos a movimientos sociales urbanos, de dar vida a experiencia micro de poder en los barrios o fábricas, de impulsar y canalizar las nuevas milicias populares hacia proyectos integrales de poder.

Se deben impulsar proyectos de economía solidaria y establecer redes que enlacen estos proyectos tanto al campo como a la ciudad. La CRS debe trabajar en la construcción de proyectos de comunicación masiva alternativa, dar un nuevo impulso a las instituciones de educación popular y a las más diversas expresiones artísticas y literarias que fortalezcan el proyecto político.

Sobre la lucha armada
La CRS reorientará la organización y la acción armada hacia una mayor especialización, hacia el impulso de las milicias y de las autodefensas, hacia una mayor concordancia con la lucha política y social, hacia una mayor utilización de la propaganda armada.

Sobre la negociación:
La Conferencia Nacional ratifica la posición de que la negociación es un asunto táctico y estratégico. En la táctico la Conferencia ratifica la política de un cese al fuego bilateral duradero para favorecer el desarrollo de las luchas reivindicativas, sociales y políticas del pueblo. En lo estratégico, la negociación debe significar la desmilitarización de la vida nacional, garantías para la protesta so cial y la oposición política y la puesta en marcha de un Plan de Emergencia Social para enfrentar los efectos de la apertura económica.

La CRS participará en las negociaciones de paz luchando por acuerdos ciertos, que delimiten el enfrentamiento armado y favorezcan el desarrollo de un amplio movimiento político. Trabajará por la vinculación activa de la sociedad civil en las negociaciones y por abrir espacios para que se oiga el movimiento popular. Explorará procesos regionales que puedan significar negociaciones parciales que puedan jalonar el proceso global de la negociación política. Buscará aliados en las fuerzas insurgentes como entre las diversas organizaciones sociales y políticas del país.

Aprestamiento y organización de las fuerzas hacia la negociación:
La CRS debe organizar sus fuerzas hacia la negociación haciendo coherente el Plan Militar definido por la Conferencia con el proceso de negociación. Debe emprender la reorganización de los frentes guerrilleros aprobada durante la Conferencia.

La CRS debe ganar el mayor consenso interno en cuanto a la posibilidad de la negociación, buscando la participación plena de la militancia y de los combatientes urbanos y rurales. Para esto deben mejorarse los mecanismos internos de consulta, y los contactos con amigos y simpatizantes que puedan prestar su asesoría. Como un elemento más y dentro de las condiciones anteriormente expuestas, se valida la apertura de un dialogo formal con el Gobierno.

Al mismo tiempo, es necesario mantener la solicitud de ingreso a la Coordinadora Guerrillera y a las negociaciones de Caracas, y no descartar la posibilidad de una negociación por fuera de la CGSB si se logran generar unas condiciones más favorables que las actuales (1991). Esto quiere decir, mayor participación de la sociedad civil, ampliación de las alianzas y avances en la situación organizativa y militar de la CRS.

- Sobre la apertura y el modelo neoliberal:
El modelo neoliberal traerá graves consecuencias para el país:
Quebrará la pequeña y mediana producción.
Generará mayor desempleo.
Arrasará las conquistas y los derechos ganados por los trabajadores.
Generará una mayor concentración del ingreso.
Llevará a una miseria generalizada de la población.
Impulsará la desnacionalización de la economía.
Generará mayor dependencia de los centros de poder económico.

En consecuencia:
La CRS trabajará por un modelo económico alternativo, en el que tenga mayor peso lo comunitario, la autogestión y el cooperativismo. A partir del modelo alternativo se debe procurar una propuesta de modernización e internacionalización de la economía en el marco de una integración latinoamericana.

La CRS, para contrarrestar la agresión del modelo a las conquistas sociales, propone un Plan de Emergencia Social que permita:
La concertación de la política económica y la promoción de la economía solidaria.
La refinanciación de las deudas de los pequeños y medianos productores y el desarrollo de un programa intensivo de fomento y estímulo a este tipo de producción.
Un aumento general de salarios. Implantar tarifas diferenciales de servicios públicos para los estratos bajos.
Garantizar una inversión pública y privada en la generación de nuevos empleos.
Otorgar a la industria líneas especiales de financiación para maquinaria y tecnología. Rebajar las tasas de interés financiero en beneficio de los sectores productivos.
Ampliar la cobertura de la seguridad social.
Financiar la salud y los hospitales públicos.
Desarrollar una reforma urbana integral y democrática.
Estimular y apoyar las organizaciones populares de vivienda autogestionaria.
Sobre el movimiento revolucionario y la vigencia de la lucha por el socialismo:
La utopía socialista consistente en “ aspirar a una nueva organización social capaz de satisfacer las necesidades humanas, de impulsar relaciones sociales enriquecedoras en las que la cooperación colectiva propicie una vida más plena”, sigue vigente.
Se debe desarrollar una teoría revolucionaria acorde con la realidad de nuestros pueblos.
En el terreno de la estrategia revolucionaria, las condiciones para la victoria de una guerra popular prolongada, ya no existen. La nueva realidad del mundo y del país obligan a un replanteamiento del proyecto revolucionario en una perspectiva urbana y democrática.

Sobre la estrategia del movimiento
Definimos nuestra estrategia como insurreccional. El objetivo estratégico es el socialismo. El Poder Popular su eje articulador. No descartamos ninguna clase de lucha: abierta y cerrada; armada y pacífica; legal y clandestina; pero dejamos claro que la lucha política es la forma principal de ellas y en ella haremos énfasis.

Sobre los Ejes de Acumulación

1. El movimiento político
Es necesario crear las condiciones para generar un Bloque Popular Revolucionario -BPR-. El movimiento político local y regional puede y debe ser el espacio para el aprendizaje y el ejercicio de la democracia local y, a la vez, para la construcción de un movimiento político nacional. Los embriones de poder popular deben constituirse en realidades materiales.

2. La construcción de hegemonía
La cultura de un pueblo es base de la identidad nacional. La creación de un pensamiento latinoamericano y el rescate de los elementos de identidad y cultura nacionales en busca de un proyecto de unidad nacional, son obligaciones del movimiento revolucionario. Son dos dimensiones del esfuerzo cultural hacia la construcción de hegemonía. (Capacidad de llegar a ser fuerza dirigente en la medida en que se conquista la conducción
ideológica y política de las clases fundamentales, la aptitud de ganar consensos y autoridad intelectual y moral entre la población por la solvencia en representar sus necesidades, su cultura, su vida: Gramsci.).

Para construir hegemonía es necesario hacerse y construir pensamiento propio. Valorar el papel de la teoría y del debate ideológico, hacer un gran trabajo dentro de la cultura y la comunicación popular, construir medios de comunicación alternativos.

3. Cambio de escenario
La lucha por el socialismo requiere hoy de una distensión en lo militar. La lucha de clases transita este período bajo el predominio de la lucha política democrática. El planteamiento de renovación que abanderamos significa, de acuerdo con las nuevas realidades, un cambio de escenario de las fuerzas revolucionarias hacia lo urbano y hacia las zonas agroindustriales. Por ello la búsqueda de una salida negociada al conflicto social y político hace parte de nuestras herramientas estratégicas. La perspectiva de una guerra revolucionaria triunfante a corto plazo, se ha desvanecido.

4. Construcción de una vanguardia colectiva
Estamos por un proyecto unitario y pluralista de vanguardia. “ vanguardia síntesis”.
Estamos más en pro de un movimiento que de un partido.
La vanguardia se construye con la participación de todas las expresiones sociales y políticas del movimiento revolucionario.

5. Milicias y movimiento político regional y local
Se viene acelerando el proceso de urbanización de los conflictos armados.
La CRS orienta su trabajo en el acompañamiento, promoción y orientación de la lucha popular y urbana.
Las milicias, sino están vinculadas a un proyecto político claro, a movimientos políticos locales y regionales, pueden degenerar en fenómenos bandoleriles y grupos de “ limpieza social”.

6. Retaguardia armada
“... la garantía estratégica de un proyecto de sociedad alternativo para nuestro país requiere no sólo mantener, sino desarrollar una retaguardia armada” (que se ubica en el sector rural). Buscaremos organizar una fuerza profesional especializada y centralizada cuya unidad básica sea la escuadra. Desde esa fuerza profesional se impulsarán las milicias y las autodefensas de la población, como organizaciones autónomas vinculadas a las necesidades concretas de resistencia y lucha de las comunidades.

7. Poder popular
El objetivo principal de la CRS es construir poder popular. Las masas son capaces de autogobernarse, de autoadministrarse, de autoorganizarse. La constatación de estas facultades y potencialidades de las masas es de donde nace la teoría del no estado y del poder popular o autogobierno. Hacia el poder popular, reconocemos un estado transitorio pequeño. Para alcanzar este objetivo, impulsaremos todas las formas de lucha.

En el ideario de la CRS tiene cabida las tradiciones y las experiencias de la lucha del pueblo; el pensamiento de intelectuales y luchadores de América Latina.
Mantendremos una orientación común pero damos cabida a la diversidad de opiniones y matices.
Impulsaremos en las grandes ciudades un movimiento político amplio.
Al servicio de la democracia debe haber un fluido sistema de información y una socialización del conocimiento.
Por ubicación geográfica la organización contará con estructuras y regionales.
Cada regional tendrá una coordinación. Las estructuras serán de carácter urbano y rural.

8. Campos de actividad de la organización
Impulso del movimiento político amplio.
Construcción de fuerzas armadas del pueblo.
Construcción de una economía alternativa.
Impulso de una nueva cultura.
Trabajo en las relaciones políticas y búsqueda de la unidad con otras fuerzas revolucionarias.

9.Conformación de los organismos de dirección:
La Conferencia Nacional (Congreso del movimiento), se reunirá cada dos años. Es la autoridad máxima. Realizará los cambios de política y estrategia que se requieran, y dotará a la organización de una Dirección Nacional.
La Dirección Nacional (Junta) estará integrada por siete miembros y dos suplentes. Cada cuatro meses se citará a una reunión nacional ampliada.

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS