Discurso de Juan Martín Jáuregui. Clausura del Congreso del MR-17 "Mártires de la lucha popular"
Fecha: 1975 02 01
Grupo: Movimiento Revolucionario 17 de Octubre (MR-17)
País: Argentina
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


DISCURSO DE JUAN MARTÍN JÁUREGUI

- Tuvo lugar en la clausura del Congreso celebrado por el MR17, bajo la presidencia honoraria del compañero Gustavo Rearte, que se denominó “Mártires de la lucha popular”. (Enero-Febrero de 1975) -

“No es para mí por cierto tarea fácil ni sencilla, pero como tarea política confiada por todos los demás compañeros congresales la asumo con humildad militante y trataré de reflejar en mis palabras el contenido de este congreso, y el contenido ideológico y político sobre el que se fue cimentando el desarrollo que, en un proceso, fue logrando en nosotros estados de conciencia, hasta ponernos en condiciones de asumir desde nuestra militancia como peronistas a secas primero y desde nuestra militancia como peronistas revolucionarios después los principios marxistas como una guía para la acción a través de lo que concebimos la necesidad de comenzar la construcción de un partido obrero revolucionario, con todas las organizaciones que estén dispuestas a realizarlo.

Un partido obrero revolucionario que, partiendo de las experiencias de lucha de nuestra clase trabajadora, le sirva a ésta no sólo para identificarse como clase sino que además le sirva para que desde su seno los destacamentos de avanzada, vanguardias revolucionarias del proletariado puedan concebir, organizar, desarrollar y conquistar la liberación nacional y social de nuestra clase trabajadora y por consecuencia el principio de la Patria Socialista para nuestro pueblo.

Sumando a todas las capas y sectores que estén dispuestos a asumir el sacrificio de la lucha para tener derecho a compartir el derecho de la victoria; victoria que no será fácil y que nos exigirá recorrer un difícil, duro y largo camino en el desarrollo de una guerra revolucionaria popular y prolongada. Y que nos exigirá necesariamente en el campo revolucionario estar dispuestos a aceptar críticas, reconocer errores, aprender en ellos y estar dispuestos a corregirlos.

Sólo así la sangre derramada y los centenares de compañeros prisioneros del sistema, pertenezcan a la organización que pertenezcan, podrán ver a todos los revolucionarios asumiendo su verdadera responsabilidad ante la historia.

Tenemos diferencias con otras organizaciones que luchan pero hemos comprendido que para discutir esas diferencias debemos participar en la lucha en todos sus aspectos, sólo así tendremos derecho a discutir nuestras diferencias ideológicas, políticas, metodológicas y organizativas en el desarrollo de esa lucha.

Nosotros sabemos que el peronismo revolucionario deberá enfrentar muchas dificultades en ese terreno pero también sabemos que esas dificultades también tendrán que superarlas otras organizaciones si en verdad están dispuestas a terminar con este sistema burgués, explotador, capitalista y mezquino, y no solamente a reformarlo.

Sabemos que ese duro camino nos ha de exigir a unos y a otros no sólo expresiones sino aunar criterios, discutir las diferencias, sean del tipo que sean, pero discutir en base a tener por objetivo que la clase trabajadora viene luchando desde hace muchos años por una revolución por la que lleva pagados demasiados sacrificios, y mal puede ninguna organización anteponer razones, que pueden o no tener justificativo, pero que en ningún caso puede ser superior al derecho y a las ansias de liberación de nuestra clase trabajadora.

Nosotros entendemos que podemos compartir esa lucha con todas aquellas organizaciones hermanas que en verdad comprendan que sólo la participación de las masas en la misma será capaz de llevar la chispa de la insurrección a prender la llama revolucionaria que conduzca a nuestra clase trabajadora al poder para decir que con ello el objetivo está cumplido, que la liberación nacional y social es una realidad y estamos satisfechos, sino además para que desde ese poder cooperar con todos los pueblos latinoamericanos y del mundo, allí donde el proletariado combate por desterrar la explotación de la humanidad.

Compañeros: nos espera recorrer un duro camino que, de aquí en más, exigirá de cada uno de nosotros, además del sacrificio demostrado hasta el presente, el sacrificio de la entrega total y absoluta de nuestras vidas por los principios que no son solamente el compromiso con nuestra organización, sino que aquí el compromiso fundamental y político que hemos contraído es con la revolución que ya lleva demasiados años, demasiadas promesas, demasiadas frustraciones para que en el campo revolucionario no comprendamos las horas dramáticas por las que atraviesa la lucha de nuestra clase.

De cada uno de nosotros dependerá hacer posible, desde nuestras organizaciones, que la revolución triunfe. Por eso, compañeros, yo incito a todos los presentes compañeros de nuestra organización y de otras organizaciones que se encuentran aquí para que tratemos de discutir todo lo que sea en beneficio de la revolución.

¡Pero que nadie anteponga sus diferencias ante las necesidades de la revolución que la clase obrera reclama en nuestro país! Por otra parte, este congreso, como ya lo había hecho al principio, rinde a todos los mártires populares un homenaje militante y revolucionario, asumiendo el compromiso de llevar adelante todo lo aprobado, de llevar adelante todas las tratativas y alianzas que en verdad se comprometan, en las palabras y en los hechos, a defender hasta el final los principios de la revolución que nos permitan terminar con este sistema explotador y mezquino y construir una nueva sociedad sin privilegios y sin marginados: ¡la nueva sociedad de una Patria Socialista!”.
____________________________________________________________________________________________________

Fuente: En Lucha (Organo del Frente Revolucionario 17 de Octubre), diciembre de 1975, 3ª época, pág. 10.

Tomado de: http://www.juanmartinjauregui.com.ar/

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS