¡Viva la revolución! ¡Muera el imperialismo y sus lacayos reaccionarios!
Fecha: 2014 12 26
Grupo: Partido Comunista del Perú - Comité Base Mantaro Rojo
País: Peru
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Descargar Archivo
BMR_2014-12-26B.pdf


¡Proletarios de todos los países, uníos!

Declaración Conjunta

¡VIVA LA REVOLUCIÓN!
¡MUERA EL IMPERIALISMO Y SUS LACAYOS REACCIONARIOS!

¡El fin del imperialismo es inevitable! “El imperialismo y todos los reaccionarios, mirados en su esencia, en perspectiva, desde el punto de vista estratégico, deben ser considerados como lo que son: tigres de papel. En esto se basa nuestro concepto estratégico. Por otra parte, también son tigres vivos, tigres de hierro, tigres auténticos, que devoran a la gente. En esto se basa nuestro concepto táctico.” Estupenda enseñanza del Presidente Mao, maestro del proletariado mundial, a quien hoy 26 de diciembre en el 121 aniversario de su nacimiento, exaltamos y en su memoria —como en años anteriores— algunas organizaciones y partidos marxistas leninistas maoístas, de conjunto rendimos homenaje declarando públicamente que seguimos su ejemplo: de lucha irreconciliable contra el imperialismo y todos los reaccionarios, de combate sin tregua al revisionismo y de confianza infinita en el triunfo de la Revolución Proletaria Mundial.

¡El imperialismo es antesala del socialismo, capitalismo moribundo listo para ser sepultado por la Revolución Proletaria Mundial! Ésta es la línea divisoria en la cuestión del imperialismo, para diferenciar entre el Marxismo revolucionario y el revisionismo avakianista desconfiado y renegado de la revolución proletaria, asustadizo, sumiso ante el imperialismo al que ve solo como un tigre de hierro frente al cual escasamente se puede resistir. ¡No hay tal reinado milenario del imperialismo y sus lacayos burgueses y terratenientes! La supuesta vitalidad del imperialismo es una falsa apariencia proyectada por sus fuerzas organizadas, por sus apologistas y por los oportunistas, para ocultar la esencia del imperialismo: capitalismo en descomposición, putrefacto, cuyo fin junto con el fin de todos los reaccionarios ¡es inevitable y no tardará mucho! porque sus propias contradicciones desatan por todo el mundo las poderosas fuerzas revolucionarias de la sociedad: de los obreros, campesinos y demás masas trabajadoras, abrumadas por tanta opresión y explotación.

¡He ahí la revelación de la crisis económica: descomunal descomposición del régimen capitalista mundial! Ante la crisis, la burguesía imperialista alza piedras que luego caen sobre sus propios pies, como ocurre con las medidas anticrisis que estrangulan con la soga del capital financiero a millones de trabajadores en los países imperialistas, a obreros, campesinos y demás trabajadores en las naciones y países oprimidos, agravando más y más la crisis social mundial que se traduce en protestas, movilizaciones, rebeliones y revoluciones contra el “orden” mundial imperialista. Las medidas anticrisis son reaccionarias, impotentes e inocuas ante la causa económica profunda de la crisis: la producción mundial cada vez más social y la apropiación mundial cada vez más privada, contradicción fundamental de todo el sistema capitalista, cuyo antagonismo solamente se puede resolver con la Revolución Proletaria Mundial derrotando y sepultando al imperialismo. Los remiendos “alternativos” reformistas del mal llamado “Socialismo del siglo XXI” y de los demás representantes políticos de la pequeña burguesía, tampoco pueden remediar la debacle económica del sistema imperialista, pero sí le sirven para disimular y blanquear sus lacras.

¡Muerte al imperialismo, fuente de guerras, terror, muerte y hambre para la sociedad y destrucción de la naturaleza! Impotentes ante la crisis económica del capitalismo mundial, los imperialistas y reaccionarios descargan los costos de la crisis sobre las masas trabajadoras y pueblos del mundo, intensificando todas las formas de explotación del trabajo, centuplicando el saqueo de los países oprimidos y la destrucción de la naturaleza. Los bandidos imperialistas compiten desaforadamente por el pillaje mundial, agudizando aún más las contradicciones propias del desarrollo desigual de los países imperialistas; la lucha frenética por la acumulación y concentración monopolista del capital mundial, rasga los ropajes diplomáticos revelando la esencia parásita del dominio del capital financiero, la esencia criminal y terrorista de las guerras reaccionarias imperialistas en disputa por el dominio y anexión de territorios ya repartidos y de zonas de influencia ya delimitadas, agrediendo países y ocupando territorios con el apoyo lacayo de los reaccionarios locales y de ejércitos mercenarios armados y entrenados por los imperialistas. De conjunto, las actuales guerras promovidas por los imperialistas en nombre del “antiterrorismo”, en “defensa de la democracia”, en “apoyo a las minorías nacionales” o con “motivos religiosos”, ¡todas son guerras injustas y reaccionarias! ¡de agresión a pueblos y países!, son guerras imperialistas que en estos tiempos concentran el terror, muerte y destrucción sobre los pueblos de Palestina, Siria, Kurdistán, Irak, Afganistán, Ucrania, Nigeria… donde todos los imperialistas atacan como tigres de hierro, rapaces y sanguinarios; ninguno es menos malo o menos reaccionario, todos los imperialistas —de América, Europa, Asia— son peores, todos hacen su negocio en esas guerras locales: paliar la crisis con la ganancia extraordinaria que les deja la industria militar, y a la vez, disponer, apostar, ensayar ejércitos y armamentos, en abierta preparación para una nueva guerra mundial de rapiña imperialista.

¡El imperialismo no tiene futuro; su existencia es incompatible con la existencia de la sociedad! ¡Nadie que se niegue a ser esclavo se atemorizará por los armamentos en manos de los imperialistas! ¡Todos los imperialistas y reaccionarios a la larga son tigres de papel!, son verdades extraídas por el Presidente Mao de la experiencia revolucionaria de las masas populares que derrocaron a los imperialistas y reaccionarios en Rusia y en China, que demolieron la máquina de guerra del fascismo en la II Guerra Mundial, que expulsaron con el rabo entre las piernas a los imperialistas franceses y norteamericanos de Vietnam, Laos y Camboya, que en Afganistán han desgastado y embrollado a los poderosos ejércitos del socialimperialismo ruso y de los imperialistas de EU y sus aliados de la OTAN y los siguen combatiendo en Irak y Afganistán, que enfrentan al ejército sionista en Palestina, al Estado Islámico en Irak, Siria y Kurdistán, al ejército neofascista en Ucrania… Es un hecho inocultable que estas guerras imperialistas destructoras y sanguinarias, no han podido aplastar a los pueblos, no obstante las luchas de las masas —dada la ausencia temporal de una auténtica dirección comunista revolucionaria— con frecuencia sean desviadas y utilizadas por los imperialistas y sus lacayos, y que las banderas nacionalistas opaquen la lucha de clases. Son respiros temporales de los reaccionarios, resuellos agónicos del imperialismo, pues la lucha de las naciones, países y pueblos oprimidos contra sus opresores tiene su causa profunda en la contradicción fundamental del sistema entre la producción social y la apropiación privada, contradicción económica irreconciliable cuya solución exige cortar el mal de raíz: abolir la propiedad privada mediante la violencia revolucionaria de las masas que derroque y destruya el poder estatal de los explotadores, que derrote y sepulte al imperialismo y a todos los reaccionarios.

¡El futuro es del Socialismo y del Comunismo! ¡VIVA LA REVOLUCIÓN PROLETARIA MUNDIAL! Apoyamos la resistencia y rebelión de las masas trabajadoras en los países imperialistas contra la explotación, la discriminación y el terror blanco de los explotadores. Apoyamos la heroica resistencia y rebelión de los pueblos en los países oprimidos contra los imperialistas y sus lacayos reaccionarios. Pero manifestamos que ¡no basta resistir, es necesario avanzar de la rebelión a la revolución! Y revolución desde el punto de vista del marxismo en palabras de Lenin es: “La ruptura violenta de la superestructura política anticuada, cuya contradicción con las nuevas relaciones de producción ha provocado en determinado momento su hundimiento”, cuestión sobre la cual nos reafirmamos en lo dicho en la Declaración del 26 de diciembre de 2013: “Es esta la verdadera y consecuente línea de defensa del Marxismo Leninismo Maoísmo, basada en reconocer en la violencia, la partera de la historia y en la lucha armada de las masas, la vía inevitable de la Revolución Proletaria Mundial, desarrollada e integrada por el Maoísmo a la línea militar del proletariado internacional, en la poderosa teoría y práctica de la Guerra Popular, forma superior y continuación de la lucha política por otros medios, que sí sirve a las masas para conquistar el poder, tanto en los países imperialistas como en los países oprimidos.” Apoyamos la Guerra Popular que dirige el Partido Comunista de la India (Maoísta) y la reconocemos como la avanzada de la Revolución Proletaria Mundial. Apoyamos las Guerras Populares que en distintas condiciones de desarrollo y dificultad prosiguen en otros países como Filipinas, Turquía y el Perú. Los hechos muestran que la revolución es la tendencia principal en el mundo, y que la perspectiva luminosa del socialismo y del comunismo prevalece sobre nubarrones reaccionarios tales como el peligro de una nueva guerra de matanza mundial imperialista, ante el cual, nuestro principio es: impedirla con la revolución, y de no ser posible, transformarla en guerra popular revolucionaria.

¡Vencer al oportunismo es condición para derrotar al imperialismo! “Lo más peligroso en este sentido —decía Lenin— son las gentes que no desean comprender que la lucha contra el imperialismo es una frase vacía y falsa si no va ligada indisolublemente a la lucha contra el oportunismo”, sentencia cuyos resultados son palpables hoy en el movimiento. Poderosas fuerzas sociales se alzan en rebelión contra ese sistema mundial de opresión y explotación; son fuerzas impulsadas por las antagónicas contradicciones mundiales del imperialismo, pero encuentran en el oportunismo un muro de contención que las disuade, desvía y desmoviliza, mediante la política de conciliación de clases entre explotados y explotadores, de “acuerdos de paz” entre oprimidos y opresores. Si bien los revolucionarios comunistas confrontan al oportunismo en cada país, luchando por cumplir la obligación del elemento consciente, de llevar las ideas del socialismo al movimiento espontáneo de las masas, principalmente al movimiento obrero, de juntar en un solo haz la lucha económica de resistencia, la lucha política y la lucha teórica del movimiento obrero, de trabajar por la dirección y organización independientes del movimiento de masas en el cometido de dirigir su lucha política y elevarla a la forma superior: la lucha armada de los obreros y campesinos; si bien los revolucionarios comunistas de cada país también luchan por la unidad en medio de las dificultades propias de su situación de impotencia y dispersión, donde la tendencia a claudicar infundida por el revisionismo, no ha podido impedir la tendencia a luchar, infundida por el dinamismo y voluntad de lucha del movimiento de masas; si bien todo eso, no se puede olvidar que el oportunismo es una corriente internacional quinta columna de un enemigo internacional: el imperialismo, todo lo cual, impone como necesidad internacional la unidad de los comunistas. Existe el acuerdo general de identificar al revisionismo avakianista como el peligro principal para la unidad internacional de los comunistas, y aunque ese acuerdo es un avance, no es suficiente; urge ir más allá, a la unidad en toda una línea general que trace un deslinde profundo con el revisionismo, el centrismo y toda forma de oportunismo. Tal es la condición ineludible para la unidad en una nueva Internacional Comunista basada en el Marxismo Leninismo Maoísmo. Tal es el reto que corresponde a los comunistas revolucionarios acicateados por la rebelión de las fuerzas sociales contra el parásito imperialista. Confiamos en que con la persistencia del Viejo Tonto lograremos ese objetivo, y entonces, vendrá más pronto el inevitable fin del imperialismo.

¡CONTRA EL REVISIONISMO, EL CENTRISMO Y TODA FORMA DE OPORTUNISMO: VIVA EL MARXISMO LENINISMO MAOÍSMO!

¡POR UNA NUEVA INTERNACIONAL COMUNISTA BASADA EN EL MARXISMO LENINISMO MAOÍSMO: ADELANTE!

26 de Diciembre 2014

Afghanistan Workers Organization (MLM)
PCP - Comité Base Mantaro Rojo - Perú
Unión Obrera Comunista (MLM) – (Colombia)

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS