Cuanto más profundas las contradicciones de clase, más profunda nuestra voluntad transformadora
Fecha: 2015 04 28
Grupo: Fuerzas Armadas Revolucionarias - Ejército Popular Tupacamarista
País: Peru
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Descargar Archivo
FAR-EPT_2015-04.pdf


“Ante la intransigencia sólo queda ratificar el derecho a la insurgencia,
Defendiendo el derecho al trabajo,
Defendiendo el derecho a la vida de nuestros compañeros,
Defendiendo la dignidad, la paz y la justicia social para nuestro pueblo”.

CUANTO MAS PROFUNDAS LAS CONTRADICCIONES DE CLASE, MAS PROFUNDA NUESTRA VOLUNTAD TRANSFORMADORA, MAS PROFUNDO NUESTRO COMPROMISO REVOLUCIONARIO

Al Pueblo Peruano,
A los Tupacamaristas del Perú y la Patria Grande,
A la heroica masa trabajadora del campo y la ciudad,
A los indígenas, amas de casa, estudiantes,
A los hermanos de lucha de ésta Nuestra América.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias – Ejercito Popular Tupacamarista (FAR – EPT), construcción victoriosa del pueblo peruano, que levanta las banderas insurgentes por la Segunda y Definitiva Independencia del Perú y la Patria Grande, al conmemorar 18 años de la caída en combate del Comandante de la Dignidad Tupacamarista cc. Néstor Cerpa Cartolini, y del Heroico Comando de la Resistencia “Edgar Sánchez”, asumiendo el compromiso de luchar por una patria libre y digna, donde el derecho a la vida, a la paz con justicia social, al pan y la belleza sea una posibilidad cierta y cotidiana para las mayorías nacionales, expresa:

PARA ENTENDER A “EVARISTO” ANTE LA CANALLA BURGUESA

Desde la invasión española, usurpando nuestra identidad, otras voces han hablado por nosotros, otras instituciones han reemplazado los cimientos de nuestra nación en formación, otra forma de ver el mundo ha reemplazado nuestra comunitaria y socialista cosmovisión de la sociedad y la naturaleza; desde entonces condenados a la esclavitud y el abandono en nuestra propia tierra, victoriosos a veces, en otras sufriendo temporales derrotas, hemos venido escribiendo la historia viva, latente, de los sueños posibles, en abierta confrontación con los cultores de la individualidad y el egoísmo capitalista, en franca lucha con los defensores de la apropiación imperialista, quienes junto a sus patrones extranjeros, pretenden condenar , ahogar la vorágine rebelde, insurrecta y libertaria, a su fatalismo histórico.

Con el llamado a una Nueva Patria Americana, desde las embravecidas montañas de Tinta, los precursores de la oligarquía latinoamericana atrincherados en las ciudades, furibundos ante el peligro de sus intereses y posición de clase se opusieron tenazmente a cualquier mirada revolucionaria de la América desposeída y, armados de su miseria como clase, interesada más en mostrar frívolos títulos nobiliarios, propios de los museos feudales, traicionaron la Primera Independencia y escribiendo la historia oficial, relegaron en pretendido olvido la participación indígena – popular en las luchas, bajo la consigna de que el pueblo no tiene memoria, callaron el programa de nación y patria expuesto en abierta lucha por el Padre de la identidad y Rebeldía Latinoamericana Túpac Amaru II y, con el concurso de los Estados Unidos de Norteamérica, intentaron borrar de la historia, el Proyecto Político del Libertador Simón Bolívar, el proyecto de unidad continental; ¡ingenua y torpe intención! Que muy a pesar de su criminal fuerza militar y el peso asesino de su ideología e historia, estos troncos libertarios se mantienen llena de humana vigencia.

El nacimiento de la República fue para la “elite” nobiliaria, explotadora y oligárquica la culminación de sus apetitos de poder, transformados en reyezuelos, edificaron como vigilante de sus intereses un Estado cuya esencia reaccionaria buscó el amparo de todo imperialismo y, con el concurso de agentes extranjeros han pretendido por todos los medios, ahogar la otra orilla social, la orilla insurgente, revolucionaria, cuestionadora y crítica al modelo neo colonial de su republica oligárquica y de su insultante democracia burguesa, que a lo largo de casi 200 años, sólo ha servido para enriquecer a una minoría privilegiada agrupada en una vulgar corporación clasista de asaltantes de las arcas fiscales y de recursos minerales y naturales de nuestra patria.

Esta clase parasitaria que ha creado un sistema de partidos adecuado a la actividad económica de los grupos de poder, cada 5 años renueva vía elecciones al administrador de sus intereses e incorpora el rostro mestizo o indígena para simular “democracia” y mostrar “las bondades” participativas de su sistema multicultural.

Convertidos en dueños del Perú, por legado colonial, saquean, expolian, al amparo de una filibustera Constitución Política promulgada bajo el imperio del miedo y el terror, sin participación popular porque el pueblo se encontraba confinado en las cárceles - tumbas del fujimorismo, en el exilio o en las numerosas fosas clandestinas. Premunidos de leyes de guerra, bajo la protección de una de las más anti nacionales Fuerzas Armadas del continente, controlan la banca, la industria, el comercio; su sentido de anti patria los ha convertido en mercaderes de la dignidad, bajo los dictados del poder económico, la clase política ha rematado el país y puesto a disposición del imperialismo norteamericano, recursos estratégicos como el gas y petróleo, ha subastado nuestra Amazonía y la biodiversidad y puesto a remate la fuerza laboral de un ejército de 30 millones de peruanos que forman la masa trabajadora, necesaria para mantener un crecimiento económico favorable a los empresarios y cada vez más ajena al pueblo.

Esta visión de la dependencia de los pueblos y la falsedad del paraíso neoliberal, se habría de desplegar y profundizar con inusitado salvajismo durante el decenio de la narco – dictadura del fujimontecinismo concretándose con sus cultores criollos Alejandro Toledo, Alan García y el ventrílocuo de Locumba Ollanta Humala Taso a la que se suma, el neo fujimorismo a la cabeza de Keiko Sofía, quienes con un cipayaje propio de su especie, traicionando las esperanzas populares ratificaron su pacto infame con la derecha y la clase empresarial, cuya Hoja de Ruta, lo constituye la política del entreguismo.

Abortada la república, aparecerá el estado – colonia, cuyo gobierno estará a cargo de clanes comerciales y latifundistas, sobre esta base social se constituirá la anti patria, el Perú de los ricos y la infamia; por un lado y, por otro lado aparecerá bajo el impulso del trabajo, el Perú incásico, de la resistencia y las luchas anti coloniales es decir, el Perú profundo y de todas las sangres; mientras el uno trabaja, el otro roba y explota.

Contra ese Perú de las infamias, heredero del más oscuro colonialismo que ha criminalizado la protesta social y legitimado la explotación salvaje que realizan las transnacionales, se ha levantado de manera permanente, en verdadero ascenso creador, colosales tormentas revolucionarias que a lo largo de la historia patria ha hecho temblar la muralla burguesa.

Desde Túpac Amaru II a Néstor Cerpa las erupciones de la insurgencia armada a lo largo de la historia contra el colonialismo y la neo colonialidad, constituye la reivindicación de los pobres de la Patria, al derecho a la insurgencia ya no solo contra los gobiernos ilegales sino también contra una clase que ha hegemonizado el poder y legalizado el saqueo.

¿Qué ha cambiado? ¡Nada! los elementos de dominación y opresión se mantienen bajo nuevas y renovadas formas, por tanto, la posibilidad histórica de la vía armada con sus errores y aciertos como paso necesario para la construcción del socialismo Latinoamericano, se mantiene vigente y se alza cuestionadora contra el orden oligárquico – burgués que ha construido un Estado y una Nación acorde a sus intereses, y edificado un andamiaje de poder corporativo.

Contra ese orden injusto de manera permanente, ininterrumpida, incansable se han levantado los pobres y desposeídos de Nuestra América, la ola insurgente traerá a Túpac Amaru II portador de la rebeldía continental y unirá sus voces con el hermano, con el camarada, con el hacedor de posibles Néstor Cerpa Cartolini, mártir de la revolución socialista y la Segunda Independencia, a quienes, cada uno en su tiempo, el poder ha pretendido callar, amordazar, sepultar su ejemplo, en este caminar doloroso de entrega y sacrificio, surgirán nuevos mártires y la epopeya de Los Molinos será la prueba del internacionalismo revolucionario. Si el 22 de abril se reafirma la dignidad Tupacamarista, el 28 de abril, se templó el acero del Heroico Combatiente Tupacamarista del Perú y la Patria Grande.

El terrorismo de estado, colonial primero y capitalista después, premunido de su arcaico arsenal los habría de llamar “rebeldes”, “terroristas” en su continua y permanente práctica mediática de confusión y distorsión, necesarias para mantener vigente la norteamericana doctrina de seguridad democrática, que contempla el control de zonas ricas en recursos estratégicos, la protección de las élites políticas, de la inversión extranjera y el combate a los pobres del campo y la ciudad cuyas luchas y movilizaciones en este periodo histórico ha dotado al pueblo de una línea estratégica de clara orientación socialista, anti capitalista y antiimperialista, a quienes el imperio denomina como el nuevo enemigo.

LA RECOLONIZACION, NUEVA AGRESION IMPERIALISTA

Nuestra Patria, la América nuestra, vive momentos de dura agresión, desde los días en que la guerra fría mantenía en vilo a nuestros pueblos, el imperio no ha dejado de enseñar sus fauces, su extrema necesidad de controlar el petróleo venezolano cuyas reservas consideradas las más grandes del mundo, por encima de Arabia Saudita, constituyen un bocado sin precedentes para las imperiales Exxon Mobil y de Anadarko Petroleum Corp.

Siguiendo su casi 100 años de escalada intervencionista en la Patria Grande, EE.UU., ha declarado la guerra a la hermana República Bolivariana de Venezuela, vía un conocido libreto el decreto firmado por el Premio Nobel de la Guerra, Barack Obama que la acusa de ser una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad norteamericana, como corolario a su fracasada arremetida de intervención encubierta, de golpes suaves como acostumbran sus estrategas a denominar la combinación de acciones desestabilizadoras y golpistas.

La necesidad de ampliar su mercado y de mantener lo que denomina su área de influencia por derecho ha obligado a los estrategas imperiales de Washington a declarar en emergencia nacional a sus mercenarios.

Lo que Obama y el imperio pretenden, es un reordenamiento geopolítico de Latinoamérica y el Caribe y fijar el nuevo diseño del mapa sociopolítico, a su manera que en buen romance imperial significa: la derrota estratégica de la UNASUR y CELAC para imponer sin cortapisa alguna el esquema económico que proponen el FMI y el BM.

Vivimos tiempos de amenazas, la política del Gran Garrote que se cierne sobre Cuba, Ecuador, Venezuela y Bolivia, aspira con el concurso de la derecha agazapada y los marines el retorno del neoliberalismo salvaje y del Estado del Despojo que busca implantar el más descarado colonialismo dentro de su modelo periférico de política correcta, es decir, bajo el dominio de las transnacionales,arrebatando para ello a los sectores populares, la construcción democrática del Nuevo Estado para entregarla a una minoría cipaya que se agita virulenta y agresiva ante la pérdida de espacios políticos y de control de recursos estratégicos.

Recordemos aunque a Obama no le guste ni la historia, ni la ideología que, los EE.UU., desde su nacimiento se han convertido en enemigo de los pueblos y ha implantado a costa de guerras intervencionistas y de golpes militares, la cruel dictadura del capital y la democracia empresarial.

La cruzada imperial, nos acosa y debemos prepararnos para evitar la fase recolonizadora de su hegemonía, no es menos desdeñable en esta hemisférica intentona fascista, la presencia de más de 70 bases militares imperiales en 31 países de Latinoamérica, que la hacen un territorio vigilado. Por ello, la nueva ofensiva norteamericana, busca el control de Latinoamérica, cuya denominada normalidad, significa continentalizar la influencia gringa y el retorno a una etapa hasta antes de la revolución cubana.

La contraofensiva es un hecho, allí están: guerra económica, guerra de Cuarta Generación o Terrorismo mediático, sabotaje y la creación de cuerpos armados para misiones de desestabilización revolucionaria.

LA CUMBRE DE LAS AMERICAS

Herederas de una cultura de la subordinación, las burguesías latinoamericanas asistieron a la VII CUMBRE DE LAS AMÉRICAS débiles, heterogéneas invisibilizando a sus países a quienes decían representar, mostraron la necesidad galopante de poner a disposición del mercado norteamericano recursos minerales, y un montón, millones de esclavos.

Por sexta vez consecutiva volvieron a sentarse con su cipayaje a cuestas, exponiendo su avance en la construcción de analfabetos funcionales.

En el silencio de la algarabía la patria de las diversidades como diría Galeano, o mejor dicho del Continente de las diversidades, la voz de una porción rebelde de Nuestra América, dio cátedra al representante imperial que en un pretendido cambio de escoba, lanzó la amenazadora base de nuevas intervenciones al señalar los nuevos campos de confrontación hemisférica: los que se quedan en el pasado y los que miran el futuro. Estados Unidos, miran hacia el futuro, sentenció Obama.

La orientación del disparo esbozado, tenía su propio blanco: los pueblos de la Patria Grande que camina hacia su liberación.

La guerra fría terminó dijo, sabiendo que no engañaba a nadie, pretendiendo ocultar que el TLC –ATPDEA, en el continente, se implementó con su componente militar, la vigencia del monroísmo que palpita en el bloqueo a Cuba, en la amenaza a Venezuela obligó a Correa, Morales y Maduro, recordarle que la hora para la Segunda y Definitiva Independencia había llegado, allí se hizo presente la Cuba Revolucionaria en la voz irónica del Comandante Raúl Castro cuando le espetó realidad e imaginario virtual; la diplomacia revolucionaria nos dejó un ejemplo a seguir.

La VII Cumbre, nos dejó también una nueva lectura, Nuestra América, ante el dilema de la multipolaridad se convierte en territorio de disputa, la intención norteamericana es convertir al continente en parte integrante de su ya vasto espacio de influencia económica, para cuyo efecto, impulsa una agresiva guerra de penetración en nuestras economías a través del neoliberal Acuerdo del Pacifico que como el TTIP o Asociación Trasatlántica se perfila como enemiga de nuestros pueblos, de la construcción revolucionaria de los bloques regionales.

En este concierto de pretensiones imperiales y deseos libertarios Ollanta Humala, fiel vasallo imperial ha instado a los países de la América rebelde a desatar las amarras que atan al pasado, es decir, aceptar la cooperación hemisférica que ofrecen las transnacionales, las condiciones de dependencia de los organismos internacionales, en síntesis, hipotecar el futuro del Perú y la Patria Grande.

El pedido de Ollanta Humala, tiene un objetivo: el sometimiento a la dictadura de los organismos financieros económicos, la reafirmación en los principios de la economía neoliberal y la negación a la posibilidad histórica de construir una sociedad, un continente de paz y justicia social.

LA HISTORIA NO PUEDE DETENERSE

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias – Ejército Popular Tupacamarista (FAR – EPT), es consciente de que la historia no puede detenerse, tirar por la borda este periodo de inflexión histórica, es contribuir a prolongar el sufrimiento de nuestro pueblo, de nuestro continente; desde nuestros orígenes como especie revolucionaria, supimos que nada sería fácil, que conquistar el porvenir, era una tarea revolucionaria que imponía abnegación y sacrificio, así la enseñanza histórica de resistencia y lucha de nuestro pueblo, así el ejemplo del Comandante Néstor Cerpa y del aguerrido
Comando Edgar Sánchez, así la enseñanza de bravos tupacamaristas caídos por la Patria Grande y el Socialismo en Los Molinos.

Y la noble enseñanza revolucionaria, nos señala que mientras en el seno del pueblo, las disputas que genera el oportunismo servil prosiga su tarea desestructuradora, la UNIDAD REVOLUCIONARIA será una intención estéril, que es preciso definir quiénes son los amigos del pueblo, para avanzar a la construcción de un FRENTE POPULAR que articule de manera amplia y flexible a todas las expresiones del pueblo organizado, y como pueblo en lucha, resuelva el problema de organización y liderazgo.

La construcción del FRENTE POPULAR será sin negarlo, la concreción de la más alta voluntad política y el summun de madurez política, no sólo para la organización revolucionaria, sino también para el conjunto del pueblo que avanza a la conquista de su liberación y justicia social.

Lo señalamos, cuanto más profunda las contradicciones de clase, más profunda nuestra voluntad transformadora, más profundo nuestro compromiso revolucionario, con nuestro pueblo y nuestro futuro.

La justicia no se mendiga, se conquista con la lucha revolucionaria!
Con las masas organizadas, avancemos a construir poder popular!
22 de abril, día de la Dignidad Tupacamarista!
28 de abril, ejemplo del Heroico guerrillero Tupacamarista!
Honor y gloria al Comandante de la Dignidad Tupacamarista Néstor Cerpa!
Honor y Gloria a los héroes y mártires del pueblo y del Partido!
Túpac Amaru, vive, vuelve y Vencerá!
Con las masas y las armas, Patria o Muerte…Venceremos!

Montañas de la Amazonía peruana, abril heroico de 2015.

Camilo Reyes
Fuerzas Armadas Revolucionarias
Ejército Popular Tupacamarista
FAR - EPT

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS