¡Desenmascarar y combatir la siniestra maquinación del imperialismo yanqui contra las naciones oprimidas!
Fecha: 2001 10 01
Grupo: Partido Comunista del Perú (PCP)
País: Peru
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡DESENMASCARAR Y COMBATIR LA SINIESTRA MAQUINACIÓN DEL IMPERIALISMO YANQUI CONTRA LAS NACIONES OPRIMIDAS!

¡LUCHAR POR LA II RECONSTITUCIÓN DEL PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ!

“La comprensión de los sucesos mundiales demanda partir del análisis de la relación entre imperialismo – naciones oprimidas, amen claro está, de las implícitas contradicciones entre potencias, resaltando naturalmente la condición estadounidense de potencia hegemónica única”

Presidente Gonzalo.



EL IMPERIALISMO YANQUI ENEMIGO PRINCIPAL DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO



El imperialismo yanqui prosiguiendo con su negro historial ha fraguado hoy una siniestra maquinación con el objetivo de mantener su hegemonía como superpotencia imperialista hegemónica única, so pretexto y traficando con las víctimas del ataque, del acto de guerra, del 11 de septiembre que golpeó al centro financiero, administrativo y militar del gendarme mundial, desata una agresión guerrerista a escala mundial para un nuevo reparto del botín a través de las armas en medio de la continuación de la guerra económica interimperialista con los siniestros resultados que caerán una vez más sobre el pueblo y las naciones oprimidas.



En más de un siglo de desenvolvimiento del imperialismo, fase superior del capitalismo, desde el advenimiento del imperialismo norteamericano como potencia de primer orden ha perpetrado una serie de maldades e infamias con el fin de imponer su dominio desenvolviendo doquiera extendió sus zarpas una política de agresión y expansión; luego de la II Guerra Mundial que generara una matanza de más de 50 millones de seres humanos insurgió como gendarme mundial y de ahí a hoy no ha parado un minuto de chupar la sangre de los pueblos de las naciones oprimidas y del proletariado, de devorar millones en la lucha de clases cotidiana, y cruentamente en las guerras, agresiones, represión y cárcel basado en su poderío bélico para establecer su hegemonía e instaurar su orden mundial imperialista; ahí están como muestra de su historial negro la invasión a Taiwan el 49, la guerra de Corea el 50, la agresión e invasión a Vietnam, Laos y Camboya en los 60, la permanente agresión a Medio Oriente y los pueblos árabes, desatando su desenfrenada expansión y agresión en Asia, Africa y América Latina, y oprimiendo al proletariado y pueblo de su propio país; extendiendo su acción a nivel planetario para imponer su dominio aplastando revoluciones e instalando bases y apuntando contra el sistema socialista. A partir de 1968 en que se abre el período de lucha contra el imperialismo norteamericano y el socialimperialismo soviético quienes en colusión y pugna, en una larga y compleja contienda y persistente acción corrosiva se repartieron zonas de influencia y áreas de dominio.



Con el hundimiento total y la desintegración del socialimperialismo y la bancarrota completa del revisionismo el 88 – 91, el hegemonismo norteamericano pasó a organizar su dominio para erigirse en superpotencia hegemónica única comandando la ofensiva general imperialista, desenvolviendo su hegemonía basada en el poder militar en sus armas atómicas, cohetería y guerra tecnológica, con grandes planes militares, se artillan y centran su poderío en la exacción del mundo desarrollándose a base de chupar la sangre en todo el planeta y ejecutando matanzas como jamás antes ha conocido la historia apuntando a establecer e instaurar un orden mundial perdurable defendiendo que no habrá más desarrollo en la historia que la evolución dentro de su ideología, de su política y su economía, la globalización como modelos últimos de la sociedad y para ello predican el arrasamiento de la soberanía de las naciones enseñoreándose como gran gendarme mundial y ha entrado al siglo XXI como superpotencia hegemónica única deviniendo enemigo principal de los pueblos del mundo.



En los últimos diez años hemos visto la desenfrenada agresión imperialista contra las naciones oprimidas botín de la globalización y si bien la rebatiña por el dominio mundial se libró principalmente a través de la guerra económica; el imperialismo yanqui ha descargado siniestros zarpazos guerreristas como forma principal de su acción contrarrevolucionaria apuntando a demoler lo más posible para conjurar la revolución y el avance de las naciones oprimidas y del pueblo para imponer su orden imperialista en todo el orbe, desatando agresiones directas (misiles contra Bagdad por supuesto plan para matar a Bush en ) y otras bajo bandera de la ONU como la guerra del Golfo el 91 que pretendió sojuzgar a Irak sin lograrlo, la desmembración de Yugoslavia y el genocidio de sus pueblos, el genocidio de Ruanda y Burundi dentro de la contienda franco – norteamericana por el dominio de Africa y la continuación de la lucha en Zaire, la brutal y genocida agresión contra Yugoslavia el 99, avalando y actuando conjuntamente con otras potencias imperialistas para futuros repartos del mundo y hoy buscando mantenerse en su hegemonía imperialista mundial única ha tramado una siniestra maquinación para desencadenar su desenfrenada agresión imperialista contra las naciones oprimidas llegando a amenazar al mundo entero con “o están con nosotros o con los terroristas” ensañándose con el pueblo afgano chantajeándole con exigencias arrogantes e irrazonables levantando la “batalla” contra el llamado terrorismo para combatir la revolución y sojuzgar a las naciones oprimidas negando el derecho político por excelencia de transformar el orden, pretendiendo desarrollar su “futuro glorioso” a costa de cerrar las puertas al futuro de los pueblos.



Como los hechos de la política mundial lo confirman, para comprender la situación internacional hay que partir de la base económica del imperialismo que sigue siendo monopolista, parasitario y agonizante y última etapa del capitalismo que hoy desenvuelve como parte de él, la globalización que expande su dominio explotador y opresivo a nivel mundial como jamás se viera, en beneficio de Estados Unidos principalmente que mediante el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio impone a rajatabla globalización y neoliberalismo en todo el mundo. La globalización implica en esencia la mayor socialización de la producción que somete a cientos de millones de personas al mismo proceso explotador y como contraparte la mayor concentración en menos manos, madurando así la necesidad de transformar la sociedad. La globalización ha generado su primera gran crisis económica mundial desde 1997 golpeando principalmente al sudeste asiático, Rusia y América Latina, esta crisis es ejemplo de otras más graves que el futuro vivirá.



El mundo registra una desocupación creciente producto de la globalización y neoliberalismo que asuela el orbe; en 1995 la desocupación en el mundo alcanzó a 120 millones de personas 71% de los cuales están en las naciones oprimidas y en el propio Grupo de los Siete había 24 millones de desocupados. En Estados Unidos las empresas norteamericanas han despedido en lo que va de este año 2001 o sea en 7 meses ha casi un millón de trabajadores según la empresa Challenger, Gray & Christmas durante el mes de julio se produjeron 205,985 despidos con lo que el total de despidos desde enero es 983,337. La insultante concentración de riqueza en menos manos, en las de la oligarquía financiera y sus lacayos tiene una contraparte de hambre, atraso, infamia, sangre, que aplasta y se ceba en las naciones oprimidas, en sus pueblos, el derroche y la opulencia de New York tienen como otra cara el hambre, el dolor, el atraso y la muerte de Irak, Biafra, Somalia, Yugoslavia, Ruanda, Burundi, Palestina, Afganistán y este no se podía acabar mientras exista el imperialismo pues son dos caras de una misma moneda. La luminosidad supuesta del imperialismo se sustenta en la inaudita pobreza de las naciones oprimidas con una cifra aterradora de 1,000 millones de indigentes y 350 millones de pobres, 800 millones de personas en Asia, Africa y América dependen de la ayuda alimentaria internacional para sobrevivir mientras que por otro lado las 358 personas más ricas del planeta tienen ingresos anuales superiores a los generados en conjunto por más de 2300 millones de personas de todo el mundo, casi la mitad de la población global. Todo esto muestra que la explotación y opresión imperialista son innecesarias para los pueblos del mundo y se debe seguir combatiendo la hegemonía de Estados Unidos hasta el fin desenvolviendo la lucha antiimperialista.



La respuesta de la clase y el pueblo contra la desocupación generada por la globalización la vemos en las luchas y combates como los de París en diciembre 95, en Estrasburgo el 97 y 98, en Alemania el 98, la lucha de los ferroviarios en Rusia y de los mineros en Rumania, verdaderas luchas políticas que muestran además que la huelga sigue siendo la escuela forjadora de la clase, y las luchas y los movimientos antiglobalización en multitudinarias manifestaciones en Seattle en noviembre 99, Washington en abril 2000, Praga en setiembre 2000, Davos (Suiza) en enero 2001, Gotenburgo (Suecia) en julio 2001 y en Génova en julio 2001 donde más de 100 mil protestaron contra la globalización y la reacción italiana asesinó a un joven manifestante. Así contra su voluntad la globalización madura la revolución pues todas estas luchas contra la desocupación y movimientos antiglobalización muestran los resueltos despertares que disipando brumas van signando las olas mayores que los nuevos tiempos han de traer.



Esta situación lleva a plantearnos como están hoy las contradicciones fundamentales en el mundo: la contradicción principal naciones oprimidas – imperialismo, las contradicciones interimperialistas se agudizaran, más aún con el reparto del botín por medio de las armas y las contradicciones burguesía – proletariado y capitalismo – socialismo se desenvuelven en el terreno ideológico.



LA REVOLUCION PROLETARIA MUNDIAL FUTURO INEXORABLE



El Presidente Gonzalo Jefatura del Partido y la revolución luchando tenaz y heroicamente en las condiciones más adversas de aislamiento absoluto y perpetuo recluido junto con la camarada Míriam en el Penal Militar de la Base Naval del Callao, en 1993 en el Gran Balance de 150 años de revolución proletaria mundial definió el término de su primera, grandiosa e imborrable etapa que nos ha dejado la Base de Unidad Proletaria Mundial: la ideología, el marxismo–leninismo–maoísmo, el programa de las revoluciones democrática, socialista y cultural y la línea política general de cada una con su centro la línea militar que es la guerra popular; que el 89 – 91 la revolución proletaria mundial entro a un repliegue político general estratégico y global, tercer gran repliegue signado por la restauración. Asimismo estableció las bases y rumbo de su II etapa mostrando una vez más su condición de gran continuador de Marx, Lenin y el Presidente Mao Tse Tung y portaestandarte de la revolución proletaria mundial resolviendo los problemas nuevos que la compleja realidad contemporánea plantea y estableciendo la estrategia y la táctica de la revolución proletaria mundial da rumbo al proletariado y los pueblos del mundo y manteniendo en alto y defendiendo la bandera del marxismo–leninismo–maoísmo aporta decisivamente al desarrollo de una nueva etapa de nuestra ideología.



El proletariado brega en un recodo de la historia más su marcha a la meta prosigue aunque en medio de dificultades pues la revolución proletaria mundial y el comunismo son inexorables y el desarrollo de la lucha de clases a nivel mundial muestra que el viejo topo sigue hozando y si ya con las últimas luchas se empezó a salir del repliegue hoy en el combate a la siniestra maquinación del imperialismo yanqui saldrá del repliegue y se desarrollara la Nueva Ola de la Revolución Proletaria Mundial en medio de esas luchas que adquirirán nuevas y más desarrolladas formas impulsaremos nuevamente el movimiento proletario internacional y el movimiento de liberación nacional y esto demanda la dirección de verdaderos Partidos Comunistas marxista–leninista–maoístas que ponga el maoísmo como mando y guía de la revolución proletaria mundial y que asuman la guerra popular, experiencia insoslayable y la apliquen según el tipo de revolución y según las condiciones especificas, y que el Movimiento Comunista Internacional prepare con sentido estratégico la nueva gran ola de la revolución proletaria mundial por lo que es tarea indispensable de los comunistas en el mundo bregar por la reconstitución del Movimiento Comunista Internacional y que el Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI) que es un paso en la reagrupación de los auténticos comunistas cumpla su papel y sólo puede hacerlo guiado por una línea ideológica y política justa y correcta enarbolando, defendiendo y aplicando en los hechos el maoísmo para imponerlo como mando y guía de la revolución proletaria mundial desarrollando la lucha de dos líneas combatiendo el revisionismo siempre y criticando las posiciones hegemonistas y sectarias opuestas a la dirección y línea proletaria en el Movimiento Comunista Internacional.



Llamamos al MRI, a los Partidos Comunistas y organizaciones comunistas y revolucionarias y a los pueblos de las naciones oprimidas a combatir la siniestra maquinación del imperialismo yanqui y desenvolver la lucha antiimperialista y en medio de ella preparar con sentido estratégico la Nueva Gran Ola de la Revolución Proletaria Mundial.



LUCHAR POR LA II RECONSTITUCIÓN DEL PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ



El Partido Comunista del Perú fue fundado por José Carlos Mariátegui el 7 de octubre de 1928 sobre sólidas bases marxista–leninistas; después de décadas de predominio de las sombras el proletariado peruano generó su más alta expresión el Presidente Gonzalo quien encabezando y dirigiendo la Fracción Roja reconstituyó el Partido transformándolo en un Partido de nuevo tipo marxista–leninista–maoísta, pensamiento gonzalo pasando a su III etapa de dirección de la guerra popular plasmándola como la más grande epopeya de la historia peruana cumbre de la revolución, base y futuro de su continuación y desarrollo inexorable, que nos deja valiosas lecciones positivas y negativas principalmente positivas; guerra popular que no pudo concretar su objetivo por la detención del Presidente Gonzalo y camarada Míriam que determinó un giro estratégico que implicó que por problema principal de dirección proletaria la guerra popular iniciada el 80 debía terminar por lo que el 93 el Presidente Gonzalo y camarada Míriam solicitaron la realización de conversaciones para concretar un Acuerdo de Paz de cuya aplicación derivara poner término a la guerra popular iniciada el 80. Demanda que llevó sólo a una Ronda de Conversaciones sin llegar a la suscripción de ningún tipo de Acuerdo por la oposición de una parte del propio Partido que estructurando una línea revisionista se opuso a terminar y también por la oposición dentro del propio gobierno de Fujimori. Y desde noviembre 2000 el Partido lleva adelante la campaña por los cinco puntos Luchar por la solución política a los problemas derivados de la guerra, derivada de la Nueva Política General y de la Nueva Gran Estrategia Política establecidas por el Presidente Gonzalo.



Hoy, luego de una dura, difícil y compleja lucha de dos líneas en la que estuvo en juego su propia existencia el Partido Comunista del Perú reanuda su camino indeclinable como parte indesligable del hozar del viejo topo pues ha terminado la lucha por la defensa de la vida del Partido bregando por la II Reconstitución en su IV etapa histórica para que el Partido cumpla su papel de eje de la revolución peruana y gozne de la revolución proletaria mundial dentro y en función de la Nueva Gran Ola.



En este 73° Aniversario del Partido Comunista del Perú elevamos con fervor comunista nuestro saludo al Presidente Gonzalo, Jefatura del partido y la revolución y a la camarada Míriam miembro del Comité Permanente Histórico reafirmándonos en no dar un paso sin su Jefatura y dirección personal y reiteramos nuestro profundo reconocimiento a su condición de gran continuador de Marx, Lenin y el Presidente Mao Tse Tung, quien desarrollando el marxismo–leninismo–maoísmo establece y mantiene el rumbo de la revolución peruana y la revolución proletaria mundial y así como ayer, hoy, mañana y siempre es garantía de triunfo comunista. Y es por su justa y correcta dirección que los dirigentes, cuadros y militantes del Partido hemos podido cumplir nuestro papel para concluir la lucha por la defensa de la vida del Partido y reafirmamos el compromiso de persistir en la lucha por la II Reconstitución reafirmándonos más profundamente aún en el marxismo–leninismo–maoísmo, en el pensamiento gonzalo nuestra arma ideológica, estratégica, especifica y principal y en la Jefatura y dirección personal del Presidente Gonzalo cuya Jefatura es estratégica y decisiva no sólo para la revolución peruana sino también para la revolución proletaria mundial.



¡COMBATIR HASTA EL FIN AL IMPERIALISMO YANQUI, SUPERPOTENCIA HEGEMÓNICA ÚNICA, GENDARME MUNDIAL Y ENEMIGO PRINCIPAL DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO¡

YANQUEES, GO HOME!

¡COMBATIR POR LA NUEVA GRAN OLA DE LA REVOLUCIÓN PROLETARIA MUNDIAL GUIADA POR EL MAOÍSMO!

¡VIVA EL 73° ANIVERSARIO DEL PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ!

¡VIVA EL PRESIDENTE GONZALO JEFATURA DEL PARTIDO Y LA REVOLUCION!

Octubre 2001

PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ


© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS