¡Defender la trascendencia histórica de la guerra popular!
Fecha: 2002 05 17
Grupo: Partido Comunista del Perú (PCP)
País: Peru
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡ DEFENDER LA TRASCENDENCIA HISTÓRICA DE LA GUERRA POPULAR !

I. LA GUERRA POPULAR, SU GUÍA POLÍTICA HA SIDO SERVIR A LA TRANSFORMACIÓN DE LA SOCIEDAD PERUANA EN BENEFICIO DEL PUEBLO.

El 17 de mayo de 1980 bajo la jefatura del presidente Gonzalo, el Partido Comunista del Perú, vanguardia organizada del proletariado peruano inició la gloriosa Guerra Popular para la transformación del viejo orden imperante y construir un nuevo orden social revolucionario para los millones de oprimidos, en momentos que a nivel mundial se abría la tarea urgente de mantener y defender el marxismo-leninismo-maoísmo y la revolución proletaria mundial ante los embates de la contrarrevolución; en el país terminaba el segundo momento del capitalismo burocrático y de la sociedad peruana, las masas populares iniciaban un nuevo movimiento ascensional de sus luchas y el partido después de heroica y tenaz brega de más de 15 años había culminado su reconstitución y así el proletariado peruano contaba con el heroico combatiente, el Partido Comunista del Perú marxista-leninista-maoísta, pensamiento gonzalo, partido de nuevo tipo necesario para lanzarse a cumplir su papel histórico de conquistar el poder con las armas en la mano. Así, fueron las condiciones histórico-sociales del desarrollo de la lucha de clases las que llevaron al desencadenamiento de la guerra popular que enraizándose en la mente y corazón del pueblo devino en medio de combates y victorias en llama encendida que mantuvo indoblegable la lucha de Marx, Lenin y el presidente Mao Tsetung, siendo nuestro partido el único Partido Comunista en armas en la década del 80, hecho de gran valor e innegable aporte a la revolución proletaria mundial.

Desde el año 80 hasta el año 92, el partido bajo la dirección proletaria del Presidente Gonzalo dirigió la guerra popular con una línea ideológica y política justa y correcta, a través de tres grandes planes de desarrollo estratégico: Plan de Inicio, Gran Plan de Conquistar Bases y Gran Plan de Desarrollar Bases desenvolviendo como parte de ellos cinco planes militares: Plan de Inicio, Plan de Desplegar, Plan de Conquistar Bases, Plan de Desarrollar Bases y el Plan de Desarrollar Bases en función de la Conquista del Poder; con campañas y guiados por una estrategia política, una estrategia militar y una estrategia de construcción, aplicando cuatro formas de lucha: agitación y propaganda armada, sabotaje, combate guerrillero y aniquilamiento selectivo (esta ultima suspendido el año 92 por acuerdo del III Pleno que estableció ajustarse cada vez mas al artículo tercero común de las Convenciones de Ginebra ) y cada acción a tenido un claro objetivo político. La guerra popular se desarrolló y expandió abarcando todo el territorio nacional principalmente en su eje histórico: la sierra, hasta alcanzar el equilibrio estratégico el año 90 y su punto más alto en julio 92. El 12 de setiembre de 1992 con la detención del presidente Gonzalo, Jefatura del Partido y la revolución y la camarada Míriam miembros del Comité Permanente Histórico se descabezó la dirección política, decisiva en la conducción de la guerra popular y se produjo un giro estratégico por el cual la correlación de fuerzas era desfavorable al camino del pueblo y por el contrario viabilizaba el camino antidemocrático razones por las cuales la guerra popular ya no podía desarrollarse menos triunfar y conquistar el poder, condiciones que llevaron al Presidente Gonzalo a concebir y proponer una solución política: terminar la guerra popular iniciada el 80 mediante un Acuerdo de Paz aplicando ¡ Luchar por un Acuerdo de Paz y Sentar Bases para el II Congreso! manejando la necesidad de pasar de tiempos de guerra a tiempos de paz, desmovilización del Ejército Guerrillero Popular, autodisolución de los Comités Populares y pasar así a un repliegue político y militar con el fin de preservar al Partido en función del futuro.

El Presidente Gonzalo como gran estratega político y militar aplicando creadoramente la teoría militar completa del proletariado: la guerra popular, especificó sus leyes en el Perú desarrollándola como guerra popular unitaria campo principal y ciudad complemento, sustentado en las masas principalmente campesinas que apoyaron y se incorporaron resueltamente entregando desde el mendrugo de pan que se quitaban de la boca hasta su propia sangre. Nos hemos basado en nuestros esfuerzos sin seguir bastón de mando alguno con independencia, autodecisión y autosostenimiento sirviendo al pueblo de todo corazón y con desinterés absoluto guiados siempre por el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo; hemos desarrollado fundamentalmente una guerra campesina dirigida por el Partido, combatiendo contra las tres montañas como nadie antes ni Partido alguno lo hizo jamás, hemos llevado adelante el más amplio y profundo barrimiento de la feudalidad, montaña que es la principal opresora del pueblo mostrando la caducidad del sistema al golpear su propia base feudal haciendo tambalear su estado terrateniente-burocrático; hemos combatido y desenmascarado frontalmente en la práctica al capitalismo burocrático mostrándolo cabal y completamente como el sustento de la gran burguesía que dirige el estado peruano, dictadura organizada de la violencia reaccionaria que sólo evoluciona pero no destruye la base feudal de la sociedad así como ata cada vez más al dominio imperialista; y hemos combatido al imperialismo principalmente yanqui hasta devenir en peligro principal para su seguridad y en uno de sus enemigos fundamentales en el mundo por eso trama y apoya nuestra destrucción pues somos y seremos para él un pésimo ejemplo contagioso no sólo en América sino en el mundo, el Partido con la guerra popular ha sembrado con hechos bélicos antiimperialismo en las masas y ha desenvuelto el espíritu nacional.

La guerra popular ha sido y será ejemplo imborrable de lucha contra las tres montañas que aplastan y aplastarán al pueblo mientras no sean barridas cabal y completamente. Con la guerra popular hemos generado un ejercito de nuevo tipo, el Ejército Guerrillero Popular y hemos sentado bases del Nuevo Estado, nuevo poder de las cuatro clases sustentado en la alianza obrero campesina bajo la dirección proletaria del Partido Comunista del Perú, hemos plasmado los Comités Populares y bases de apoyo de la República Popular de Nueva Democracia y así el pueblo peruano por primera vez ha tenido su propio ejército y su propio Estado.

Para combatir la guerra popular el Estado peruano aplicó una política genocida a lo largo de su guerra contrasubversiva. El gobierno de Belaúnde después de llamarnos " abigeos " utilizó a las fuerzas policiales y fuerzas especiales quienes aplicaron la represión, la persecución, la tortura, la cárcel y la muerte con la brutalidad y crueldad que les es esencial, allanaron y saquearon cuanto domicilio quisieron; han perseguido, apresado y encarcelado a quienes la prepotencia y abuso ha señalado; han incendiado, robado, violado y asesinado impunemente a hijos del pueblo según sus más bajos instintos y negros afanes reaccionarios cebándose furiosamente con las masas principalmente campesinas, generalizaron la tortura buscando quebrantar voluntades y arrancar falsas confesiones; aplicaron la violación como medio infame, abyecto y vejatorio de someter y empañar el límpido, decidido y firme espíritu de hijos del pueblo. A fines de 1982 ingresaron las Fuerzas Armadas poniendo en estado de emergencia y bajo control político militar a la región de Ayacucho, Apurímac y Huancavelica, lo que fue extendido a otras zonas de los departamentos de Pasco, Huánuco y San Martín y posteriormente Lima sometiendo al absoluto e irrefrenado control político y militar de las Fuerzas Armadas. Desde el comienzo actuaron utilizando mesnadas con agentes, infiltrados, espías y soplones para camuflándose entre ellos disfrazados de campesinos cometer atrocidades, asesinatos y matanzas desatando el terror blanco en el campo aplicando la siniestra política de " matar a todos, robar todo, y quemar todo " como lo muestran: Huambo, Huaychao, Iquicha, previos al asesinato de los periodistas de Uchuraccay; sometieron a parte de la población campesina obligándolas a apoyar la guerra contrarrevolucionaria y con éstas masas presionadas formaron " nucleamientos " agrupándolas en " rondas " y " comités de autodefensa " imponiéndoles participar en operativos militares del terror blanco usándolas como carne de cañón poniéndolas como vanguardia en los ataques y como parapetos protectores.

El año 83 en el departamento de Ayacucho comenzó el aniquilamiento del campesinado, la destrucción de comunidades y pequeños poblados aplicando la matanza generalizada, en menos de dos meses aparecieron más de 800 asesinados en torno a la ciudad de Huamanga y empezaron las desapariciones. El año 84 las matanzas genocidas y desapariciones se intensificaron en forma cruenta siendo ese año el punto más alto del genocidio masivo en el quinquenio del gobierno de Belaúnde como lo prueban los datos siguientes:





1983 1984
Asesinados 1767 2522
Desaparecidos 730 2881


En 1 983: 1 767 asesinados, 730 desaparecidos, en total 2 497 hijos de las masas asesinados y desaparecidos, en el año 84: 2522 asesinados y 25881 desaparecidos, total 5 403 masas asesinadas y desaparecidas y según la comisión especial sobre violencia y pacificación del senado en todo el quinquenio del gobierno de Belaúnde fueron 8103 muertos.

El gobierno aprista fascista y corporativo más hambreador y más genocida dirigido por Alan García Pérez, luego de decir que no combatiría "la barbarie con la barbarie" siguió igual camino genocida y las fuerzas armadas, fuerzas policiales y las "rondas" fuerzas complementarias a las que se sumaron los grupos de choque del Apra como Rodrigo Franco prosiguieron arrasando comunidades, asesinando salvajemente a miles de campesinos como lo muestran los genocidios de Acomarca, Bellavista, Huambalpa, Pucayacu, Sachabamba, Cayara y otros; pero el genocidio no quedó en el campo sino que fue trasladado a la propia capital de la República el 4 de octubre de 1985 asesinaron a 30 prisioneros políticos y el 19 de junio de 1986 el genocidio de exterminio en El Frontón, Lurigancho y el Callao asesinando a 300 prisioneros políticos y prisioneros de guerra, crímenes de lesa humanidad impunes hasta hoy, de los que Alan García Pérez cínicamente pretende eludir su directa y principal responsabilidad encubriéndose en la farsa de investigaciones que montó y en las resoluciones judiciales festinadas en su gobierno. Según los datos de la Comisión Especial sobre Violencia y Pacificación del Senado de setiembre del 91, en lo que se refiere al quinquenio aprista señala que sólo en el primer año de dicho gobierno la cantidad de muertos alcanzó a 1268 superando largamente a su predecesor y el total de asesinados y desaparecidos en el gobierno aprista llegó a 9660.

En la década de la dictadura genocida vendepatria de Fujimori desenvuelve una guerra contrasubversiva más desarrollada según los criterios del imperialismo norteamericano de guerra de baja intensidad librándolas en los campos psicosocial, económico, político y militar centrando en este último contando con mando único creando el año 91 el Comando Unificado de Pacificación y Comando Operativo de Lucha Antisubversiva presidido por Fujimori. Con el golpe del 5 de abril de 1992 avanzan en la centralización absoluta del poder, el creciente militarismo, la represión generalizada, la galopante reaccionarización del estado peruano, la violación sistemática del orden constitucional, leyes y normas del derecho penal demo-burgués estableciendo la pena de muerte, cadena perpetua, tribunales militares y jueces sin rostro, violación sistemática de los derechos fundamentales, aislamiento absoluto y perpetuo de prisioneros, etc. , dando más poder y carta blanca a las fuerzas armadas y fuerzas policiales genocidas y corruptas que actuaron con impunidad inaudita en sus siniestros genocidios, en un año y dos meses de julio 90 a setiembre 91: 3761 muertos y en los 10 años de dictadura 8237 muertos lo muestran largamente más genocida que sus antecesores; extendió el control de la población y recursos y la formación de "rondas campesinas" armadas como parte de las fuerzas contrarrevolucionarias en el campo y "rondas urbanas" en las ciudades tras su falsa "autodefenza"; apuntó a cambiar la imagen del perú calificado como el principal violador de derechos humanos por organismos internacionales imputando al PCP y a la guerra popular de genocidas; formaron nuevos grupos paramilitares como el denominado "Grupo Antiterrorista Operativo - GATO" que actuó en el centro del país, el grupo "Colina" para ejecutar sus abyectos genocidios impunes hasta hoy como los de Barrios Altos, La Cantuta, la desaparición de estudiantes de la Universidad del Centro y de campesinos de Chimbote entre otros que deben ser esclarecidos y sancionados.

El genocidio, la corrupción y la represión brutal fueron siempre ocultados por Belaúnde y García Pérez pero Fujimori fue quien con más descaro los amparó y avaló y dotó de amplísima carta blanca haciendo que la impunidad se haga ley de sus genocidios y corrupciones como lo muestran las fosas comunes del año 90 en Ayacucho, Iquicha 30 campesinos asesinados, Chilcahuaico 20 campesinos asesinados, Chalhualpampa 30 campesinos asesinados, violaciones, incendios, saqueos, torturas, correrías y desapariciones en la propia capital de la República como el genocidio de medio centenar de prisioneros políticos de Canto Grande en mayo 92; se negaron a terminar la guerra mediante una solución política optando por una creciente represión militar prosiguiendo la misma política contrasubversiva aplicada desde el 80 como prueban los bombardeos en Ayacucho, Huancavelica y Huallaga y usó lo que proseguía de la acción armada como justificación para perpetuarse en el poder como vencedores y aumentar gastos de guerra para llenar las arcas corruptas de Fujimori, Montesinos y Hermoza Ríos.

Por tanto, el estado peruano y los gobiernos que lo condujeron del 80 al 2000 aplicaron una guerra contrasubversiva siguiendo la concepción de su amo el imperialismo yanqui en base a su experiencia extraída de Vietnam y del combate contra la lucha armada en América Latina especialmente en Centroamérica a la que se añade la " experiencia antiterrorista de Israel", Argentina, así como la asesoría de Alemania Federal, Taiwan, España, la experiencia de los pocos meses de lucha antiguerrillera de los años 65 y de la lucha en la Convención y a partir del 90 aplicaron la guerra de baja intensidad. La estrategia antisubversiva ha estado bajo la dirección del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas que actuó según lo dispuesto por el Consejo Nacional de Defensa encabezado por el Presidente de la República ya sea Belaúnde, García Pérez o Fujimori de ahí la ineludible responsabilidad de éstos en todo lo ejecutado a más de la dirección política que les hace los primeros y principales responsables.

La estrategia de la guerra antisubversiva ha estado guiada por una línea y política genocida aplicada sistemáticamente desde fines del año 82, con políticas específicas de: masas contra masas, fosas comunes, desaparición y arrasamiento de pueblos enteros, terror blanco en el campo, la matanza generalizada; política genocida registrada en los documentos secretos del Ejército que fueron denunciados públicamente en los que afirman que "el mejor terrorista es el terrorista muerto", "hacerlo extensivo a familiares y amigos.....ejecutar sin dejar huellas", que tuvo su antecedente en el General Noel y lo dicho posteriormente por el General EP Monzón ex presidente del Comando Conjunto de las FFAA: "la acción militar es acción de combate que se inserta en la estrategia antisubversiva...se sustrae al derecho humanitario de la guerra y al margen de la convención de Ginebra" legítima concepción genocida, la represalia violenta, las ejecuciones extrajudiciales y el desconocimiento de derechos humanos de los subversivos y presuntos subversivos, hechos y documentos que demuestran fehacientemente la política genocida aplicada por el Estado peruano y las Fuerzas Armadas en el combate a la guerra popular por los gobiernos genocidas de Belaúnde, Alan García y Fujimori que fueron ocultados sistemáticamente.

Y el resultado de esta línea genocida del 80 al 2 000 es de 26 540 muertos según los datos de DESCO en "violencia política por sectores" :




Fuerzas Armadas Fuerzas Policiales Presuntos subversivos Civiles Total
1 233 1 589 11 935 11 783 26 540


Además el informe de la Defensoría del Pueblo de "La desaparición forzada de personas en el Perú" señala que el 98,6% de las desapariciones han sido cometidas por las Fuerzas Armadas y las Fuerzas Policiales del Estado y sus Fuerzas complementarias, cifras que muestran con suficiente claridad que el genocidio se cebó en las masas y el mayor peso de la represión ha recaído en el PCP, y que las Fuerzas Armadas y Fuerzas Policiales del Estado son las responsables de los genocidios como lo prueban las numerosas fosas comunes que se vienen encontrando en los propios cuarteles de las bases antisubversivas y zonas campesinas y no como artera y cínicamente imputan que el Partido Comunista es el responsable de los 26000 muertos.

Pero la sangre no ahoga la revolución sino la riega y como tenía que ser el Partido Comunista del Perú enfrentando la línea y política genocida del Estado peruano plasmó la guerra popular como el más grandioso movimiento popular revolucionario de la historia peruana, gesta de las masas inigualadas hasta hoy que sólo el futuro superará cumbre de la revolución, base y futuro de su continuación y desarrollo inexorable.

Hoy, a 22 años del início de la guerra popular, enarbolamos y defendemos su trascendencia histórica y sus cinco logros: 1. Es el más grande movimiento popular revolucionario de la historia peruana; 2. Ha establecido el maoísmo como nueva, tercera y superior etapa del marxismo y concretado el pensamiento gonzalo como nuestra ama ideológica estratégica, específica y principal; 3.Ha elevado el prestigio del Partido Comunista del Perú al punto más alto de su larga historia y extendido su influencia y repercusión en el mundo como no la tuvo jamás; 4. Ha acumulado ingente experiencia revolucionaria actual principalmente positiva; y 5. Ha hecho un gran aporte a la revolución proletaria mundial llegando a reconocérsela como "antorcha de la revolución mundial" y al Partido como" "vanguardia de choque de la revolución mundial".

Por otro lado, reconocemos que en el desarrollo de la guerra popular hemos tenido limitaciones, cometidos errores y excesos en la aplicación de la línea los cuales han sido evaluados en los periódicos balances que realizó el Comité Central después de cada campaña y plan militar de los cuales hemos asumido responsabilidad públicamente como por ejemplo el exceso de Lucanamarca y el error de Tarata; y hoy en circunstancias del trabajo de la Comisión de la Verdad y Reconciliación nuestra actitud es servir a que una auténtica verdad histórica se abra paso y reiteramos nuestra disposición de asumir nuestra responsabilidad de los errores cometidos. Así mismo consideramos que la Comisión de la Verdad y Reconciliación solo cumplirá con sus fines si es que actúa con objetividad y no en forma tendenciosa y prejuiciada buscando que se conozca la verdad de la guerra interna, sus causas, sus hechos y violaciones, para comprenderla y hacerla conocer a la sociedad con total objetividad para lo cual es fundamental que se escuche la posición de la Jefatura del Partido Comunista del Perú, el Presidente Gonzalo y de camarada Míriam miembros del Comité Permanente Histórico. Así como demandamos que ya es hora que el Estado peruano asuma su responsabilidad y se enjuicie, se sancione y se termine con la impunidad de los genocidios y delitos de lesa humanidad cometidos por las FF AA y FF PP en su guerra contrasubversiva. ¡ Pugnemos por una auténtica verdad histórica de la guerra popular!

Defendiendo la trascendencia histórica e invencibilidad de la guerra popular condenamos y rechazamos los infames ataques contra el Partido Comunista del Perú y su Jefatura el Presidente Gonzalo tanto por haber iniciado y dirigido la guerra popular en el Perú como por proponer terminarla imputando de "genocida", "demencia terrorista", "fantoche" y a la guerra popular de "violencia contra la humanidad", "terrorismo" infundios que repican al imperialismo yanqui que desde la administración Reagan acuñó el término "terrorismo" para desprestigiar y aislar para aplastar la guerra popular y todo movimiento revolucionario mientras han desenvuelto la más sanguinaria represión y genocidio por que es precisamente el imperialismo y la reacción quienes usan el terrorismo como uno de sus medios de lucha y lo es, como está probado hasta la saciedad, una cotidiana forma de lucha del Estado peruano . Imputar al Partido de "organización terrorista", "turba dogmática" es pretender ocultar con palabras que la guerra popular ha sido dirigida por el Partido Comunista del Perú que es la más alta organización política que se guía por una ideología: el marxismo-leninismo-maoísmo, verdad universal y el pensamiento gonzalo nuestra arma ideológica estratégica, específica y principal, con una línea política general , un programa y una meta: el comunismo y que en nuestra lucha por la transformación de la sociedad peruana en beneficio del pueblo nos hemos guiado por servir al pueblo con desinterés absoluto.



II.¡ LUCHAR POR LA SOLUCION POLÍTICA A LOS PROBLEMAS DERIVADOS DE LA GUERRA!
En octubre de l992 el Presidente Gonzalo desde su celda de aislamiento absoluto en la prisión de la Estación Naval de la Isla de San Lorenzo emprendió una acción política concebida como la solución política que correspondía a las condiciones del giro estratégico por descabezamiento de la dirección política decisiva en la conducción de la guerra popular en un momento en que nuevos, complejos y muy serios problemas se tenían que resolver, a nivel internacional, nacional, del Partido y de la guerra y por el cual la perspectiva de la guerra no era el desarrollo sino su simple mantenimiento con riesgo creciente de desgaste y derrota. Acción política que consistió en una petición pública al Estado peruano a través del entonces presidente Alberto Fujimori , de conversaciones que condujeran a un Acuerdo de Paz de cuya aplicación derivaría poner término a la guerra popular iniciada el 80, demanda que llevó sólo a una Ronda de Conversaciones sin llegar a la suscripción de ningún tipo de Acuerdo por la oposición de una parte del propio Partido que estructurando una línea revisionista se opuso a terminar imputando "patraña del SIN", "capitulación" y por otro lado las fuerzas políticas que contendían en la coyuntura electoral estuvieron en contra e inventaron desde "un lavado de cerebro" hasta "doblegarse por la prisión" y "abandono del marxismo-leninismo-maoísmo" a lo que se sumó las posiciones triunfalistas del propio gobierno que optaron por una solución militar alargando el costo en vidas principalmente del pueblo a más de los daños materiales y gastos bélicos agravándose los casos de violaciones. Hechos históricos que sumados conspiraron contra la solución política cuyo propósito fue arribar a un proceso de paz sin vencedores ni vencidos en beneficio del pueblo, la nación y la sociedad peruana en su conjunto.

Desde el año 93 al 95 el Partido guiado por la política general de ¡Luchar por un Acuerdo de Paz y Sentar Bases para el II Congreso! , solución política que correspondía al momento y condiciones de repliegue político y militar de la revolución peruana compaginado con el repliegue general de la revolución proletaria mundial, el propio proceso de la lucha de clases nos llevó a una dura y difícil lucha de dos líneas por la defensa de la vida misma del Partido y a la vez concluida la posibilidad de llegar a un Acuerdo de Paz lo principal fue sentar Bases para el II Congreso, cohesionando el Partido en el pensamiento gonzalo nuestra arma ideológica estratégica, específica y principal, en la Nueva Gran Estrategia Política para defender el Partido y pasar de tiempos de guerra a tiempos de paz que no es dejar de luchar sino cambiar forma de lucha de guerra con armas a lucha política sin armas.

Compaginados con el nuevo impulso de la lucha popular del 98 al 2000 el Presidente Gonzalo y camarada Míriam desenvolvieron una huelga de hambre en mayo 2000 y la exitosa lucha por la presentación pública en noviembre 2000 rompió el aislamiento y retomó vínculo con el Presidente Gonzalo y camarada Míriam. Desde noviembre del 2000 el Partido desenvuelve su acción guiado por la política fundamental de ¡ Luchar por la Solución Política a los problemas derivados de la guerra! concretada en cinco puntos: 1. Solución política a los problemas generados de la guerra; la existencia de 3000 prisioneros políticos y prisioneros de guerra, inocentes encarcelados, miles de requisitoriados, más de l0000 desaparecidos, desplazados, damnificados, exiliados y de los que aún continúan en armas así como la existencia de zonas ocupadas militarmente, la persistencia de una legislación antisubversiva violatoria de las más elementales normas del derecho nacional e internacional; 2. Verdadera amnistía general en función de una futura reconciliación nacional pues no se puede pensar en reconciliación nacional con la existencia de miles de prisioneros políticos y prisioneros de guerra; 3. Democratización de la sociedad peruana, necesidad y exigencia del pueblo que en esencia significa la restitución y defensa de conquistas, derechos, beneficios y libertades democráticas; 4. Producción nacional y trabajo para el pueblo contra la recesión y la crisis que ha generado la aplicación del plan de neoliberalismo y la globalización; 5. Cierre del Penal Militar de la Base Naval del Callao. El gobierno de Toledo para seguir manteniendo civiles en el penal militar emitió un Decreto Supremo que aprobaba su reglamento el cual es ilegal y violatorio de la constitución y leyes internacionales, el reglamento es ilegal y nulo porque pretende normar un régimen arbitrario y discriminatorio que no está contemplado en ninguna ley pues no existe ley alguna que justifique la permanencia de personas civiles en penales militares ni la existencia de penales civiles en instalaciones militares, se quiere reglamentar un vacío legal amparando la desnaturalización de la Constitución y las leyes.

Derrumbada la dictadura por el reimpulso del movimiento popular que empezó a salir del repliegue desde el 98, asume el gobierno de transición encabezado por Paniagua de Acción Popular quien planteó que su gobierno sería de "unidad y reconciliación" abriéndose una nueva perspectiva con la posibilidad de democratización de la sociedad peruana y de tratamiento de los problemas derivados de la guerra en demasía postergados que agravaban la sumamente compleja y difícil situación de nuestra patria. Se da un cambio en la situación política del país dándose pasos en la lucha por la democratización de la sociedad peruana , se desenvolvieron elecciones generales y asumió un nuevo gobierno sin embargo poco después de asumir Toledo se desenmascaró y quedó claro que el largo plan de neoliberalismo proseguirá, comenzó a endurecer su política pasando a desatar la represión contra las justas protestas de los pueblos y de las masas populares mostrando que si bien ha habido cambio de gobierno el carácter de clase de la dictadura de terratenientes y grandes burgueses prosigue bajo la forma de democracia burguesa . Y como no tiene partido político, ni cuenta con el apoyo de las masas populares que han ido desechando ilusiones y expectativas expresando cada vez más su rechazo y repudio al gobierno reaccionario y como las fuerzas armadas están enconadas con él, es sostenido principalmente por el imperialismo yanqui del cual es un servil lacayo sometido a los dictados de Bush y fiel cumplidor de los dictados del FMI y demás organismos del imperialismo dando las mejores condiciones para saciar la voracidad de los grandes monopolios, prosiguiendo con su plan de privatizaciones mientras hunde a las masas populares en la peor crisis y recesión, el hambre, la miseria, la explotación, el atraso y la ignorancia remachando sus cadenas de opresión y reforzando el dominio imperialista de país semicolonial atado a los intereses del imperialismo yanqui.

Luego de anunciar al asumir su gobierno su "voluntad de cerrar heridas" y "trabajar por la verdad con reconciliación" y "que no militarizaría la lucha antiterrorista" el gobierno reaccionario de Toledo endureciéndose pasó a declarar la "firme decisión del gobierno para proseguir con la pacificación", "entrar a fondo y concluir de una vez por todas con la subversión" y ante la lucha política de huelga de hambre iniciada por el Presidente Gonzalo y camarada Míriam y otros cuatro prisioneros políticos de la Base Naval del Callao y asumida por 920 prisioneros políticos en 21 penales del país y apoyada decididamente por familiares en todo el país el gobierno a través del Ministro de Justicia, respondió en forma rabiosa y furibunda negándose obcecada y recalcitrantemente al tratamiento de las demandas de la huelga de hambre cerrando toda posibilidad de diálogo ordenando requisas y sanciones como medidas de represalia desatando una campaña negra de desinformación e infundios de "falsa huelga" , soñando con quebrar la voluntad de lucha y el espíritu de combate . Más, todas estas medidas fracasaron una a una y sus infamias e imputaciones han sido desenmascaradas y aplastadas por la exitosa y contundente huelga de hambre mantenida por 31 días con alto espíritu de lucha. La huelga de hambre masiva y convergente a sido un éxito total y ha establecido un hito en la lucha política abriendo una situación de buena perspectiva estratégica cumpliendo su objetivo de poner sobre el tapete la discusión de los problemas derivados de la guerra; lucha de gran repercusión nacional e internacional la más grande y masiva a nivel de América Latina y el mundo , la lucha más grande dirigida por el Partido bajo la Jefatura del Presidente Gonzalo en los tiempos de la lucha política que muestra que el Partido vive y se desarrolla .

Ante la creciente exigencia de las masas que desenvuelven una segunda ola de lucha del movimiento popular en las que vemos luchas locales y regionales, demandas de sectores que expresan la lucha del pueblo peruano contra el neoliberalismo y la globalización y en contra de la política económica de mayor recesión más hambre y desocupación que hunde al pueblo en el 54,8% de pobreza , es decir 14,6 millones de personas pobres de las cuales 6,5 millones en pobreza extrema , el 24,4% de la población nacional y el 78,4% de las masas pobres se encuentran en el campo; ésta es la base material de las demandas y exigencias populares ante las cuales el gobierno responde sólo con medidas represivas como la ley que sanciona las protestas con pena de cárcel de 3-6 años y pretendiendo impedir el desarrollo de la movilización popular la sataniza con el sambenito de "terrorismo" , "desestabilizan la democracia" y usando a plumíferos ganapanes montan una campaña periodística de supuesto " rebrote terrorista" para lo que el cochebomba del 20 de marzo a sido la excusa que necesitaba para ajustarse más al plan del imperialismo yanqui en su llamada "guerra contra el terrorismo internacional", Toledo anunció "no cejaré en la lucha frontal contra el terrorismo" , "aplicaremos mano dura contra el terrorismo", y para conseguir en el Congreso sin ninguna oposición la modificación y aprobación de leyes antisubversivas sobre las ya existentes restituyendo la nefasta ley de arrepentimiento, ofreciendo millones de recompensa para llenar nuevamente las cárceles con miles de inocentes, la reactivación y armamento de las llamadas "rondas campesinas", fuerzas complementarias de las fuerzas armadas y policiales en los genocidios y matanzas masivas quienes anuncian operativos y rastrillajes en carreteras en abierta violación de la Constitución y leyes que no serán más que un pretexto para el pillaje , represión y venganza política; la reactivación del siniestro Sistema de Inteligencia Nacional para la persecución y detención de comunistas, revolucionarios y dirigentes sindicales y populares ; y el aumento del presupuesto para gastos de guerra, pese a los anuncios demagógicos de disminución lo real es que nuevamente usarán partidas secretas tras la justificación de defensa nacional. Por tanto es al gobierno a quien beneficia políticamente el cochebomba de El Polo que fue magnificado con oscuros intereses usando lo que queda de la acción armada focalizada y circunscrita para negarse a tratar los problemas derivados de la guerra y a una solución política y todos los hechos muestran que el gobierno opta por una solución militar enconando más las ya difíciles relaciones entre las dos partes del conflicto enfrentadas desde hace 20 años.

La visita de Bush cabecilla de la superpotencia hegemónica única, gendarme mundial y enemigo principal de los pueblos del mundo tuvo el objetivo de impulsar el "plan Colombia", la intervención militar yanqui en Colombia y poner bases de operaciones norteamericanas en el Perú y Toledo en su desvergonzado servilismo y sometimiento al imperialismo yanqui declara "alianza estratégica para combatir el terrorismo y el narcotráfico" dejando de lado sus palabras demagógicas de "lucha sin cuartel contra la pobreza", "lucha sin tregua y ambigüedades contra el terrorismo" y violando la soberanía ha firmado acuerdos a espaldas del propio Congreso de la República lo que ha quedado evidenciado en la frustrada Operación "Nuevos Horizontes", la mayor operación militar de Estados Unidos en América Latina en función de acentuar su dominio en esta región estratégica.

El gobierno pretendiendo una salida a la grave crisis política en la que se encuentra y buscando impedir el desarrollo de la segunda ola del movimiento popular ahora ante la convocatoria a Paro Nacional para el l4 de mayo ha intensificado su campaña psicosocial de supuesto "rebrote del terrorismo" y con burdas tergiversaciones magnifica hechos inventados y monta engendros para imputar a las luchas populares, organismos sindicales y partidos políticos de "extremismo" y "terrorismo" y al Partido Comunista y la lucha por la solución política de "terrorismo" e "infiltración terrorista" para amedrentar a las masas y justificar la represión contra el movimiento popular.

Ante todo esto el proletariado y pueblo peruanos debemos persistir en desarrollar la segunda ola del movimiento popular luchando por la democratización de la sociedad peruana, por restituir y defender conquistas, derechos y libertades democráticas pugnando por desarrollar su organización y unidad guiados por la ideología de la clase.

El Partido Comunista del Perú parte indesligable del hozar del viejo topo reanuda su camino indeclinable bregando por la II Reconstitución en su IV etapa histórica para que el Partido cumpla su papel de eje de la revolución peruana y gozne de la revolución proletaria mundial dentro y en función de la nueva gran ola para continuar el inacabado camino hacia la nueva y futura sociedad el comunismo que necesariamente fructificará la tierra.

En este 17 de mayo, 22° aniversario del Inicio de la Guerra Popular ¡rendimos solemne homenaje a todos los hijos del pueblo peruano, a los militantes del Partido Comunista del Perú y combatientes del Ejército Guerrillero Popular que ofrendaron sus vidas a tan inigualada causa.



¡ VIVA EL PRESIDENTE GONZALO, JEFATURA DEL PARTIDO Y LA REVOLUCIÓN, CONTINUADOR DE MARX, LENIN Y EL PRESIDENTE MAO TSETUNG, CENTRO DE UNIFICACIÓN PARTIDARIA Y GARANTIA DE TRIUNFO HASTA EL COMUNISMO!

¡ DEFENDER LA TRASCENDENCIA HISTÓRICA DE LA GUERRA POPULAR !

¡ NO A LA IMPUNIDAD DEL GENOCIDIO !

Perú, 17 de mayo del 2002

PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ



© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS