¡Seguir luchando por un acuerdo de paz que ponga término a la guerra y sentar bases para el segundo congreso!
Fecha: 1997 02 01
Grupo: Partido Comunista del Perú (PCP)
País: Peru
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


¡SEGUIR LUCHANDO POR UN ACUERDO DE PAZ QUE PONGA TERMINO A LA GUERRA Y SENTAR BASES PARA EL SEGUNDO CONGRESO!

¡ABAJO EL PLAN DE AISLAMIENTO, REDUCCION Y ANIQUILAMIENTO SISTEMATICO Y SOFISTICADO CONTRA LOS PRISIONEROS DE GUERRA!

¡EXIGIMOS RESPETO A LOS DERECHOS DE LOS PRISIONEROS DE GUERRA!

"En el desarrollo de la sociedad, el pueblo en la lucha de clases ha ido conquistando un conjunto de derechos fundamentales, desde el básico derecho a la vida, su protección y defensa, pasando por los derechos económicos, sociales y políticos, hasta el decisivo derecho a transformar la sociedad, luchando por un mundo mejor y una más plena humanidad, en una sociedad futura de armonía y libertad, sin clases, sin explotadores ni opresores, derecho esencialmente unido a la esencial capacidad transformadora del ser humano, derechos ligados siempre a obligaciones históricamente establecidas que van concretando la libertad del hombre según las condiciones del desarrollo social; así en la actualidad la larga brega del pueblo y principalmente del proletariado es consagrado en un conjunto de derechos fundamentales cuyo cuestionamiento y negación es incompatible al nivel de avance alcanzado en el siglo XX lo que no impide en modo alguno que hoy en todo el mundo los derechos del pueblo sean cuestionados y negados las 24 horas del día, que el imperialismo trafique enarbolando falsamente los llamados derechos humanos en función de sus intereses de clase.

.... el aislamiento, más aún el aislamiento absoluto y perpetuo, es la negación de los derechos fundamentales que se agregan a la privaciónóde la libertad de los prisioneros de guerra, apunta a reducirlos a la condición de subhumanos y a destruir su esencia social de hombre, de seres humanos, es un plan de reducción y aniquilamiento sistemático y sofisticado que el imperialismo ha creado para combatir la revolución destruyendo a los revolucionarios, principalmente a los comunistas y que hoy se está extendiendo a las naciones oprimidas."
Presidente Gonzalo

Los prisioneros de guerra, presos políticos recluidos en la cárcel de Yanamayo en el departamento de Puno-Perú, nos dirigimos a la opinión pública nacional e internacional para plantear lo siguiente:

1°. PERSISTIMOS EN: ¡SEGUIR LUCHANDO POR UN ACUERDO DE PAZ QUE PONGA TERMINO A LA GUERRA Y SENTAR BASES PAR EL SEGUNDO CONGRESO!

Reafirmados en nuestra firme, resuelta e inconmovible posición de Seguir luchando por un Acuerdo de Paz que termine la guerra, asumiendo con cabal convicción lo que ha devenido en necesidad del pueblo, la nación y la sociedad peruana en su conjunto, como justa y correctamente ha sido establecido por el Presidente Gonzalo (Doctor Abimael Guzmán Reinoso), Jefatura del Partido Comunista del Perú y la revolución peruana, reiteramos nuestro pleno y unánime apoyo a la histórica y trascendental petición del Presidente Gonzalo hecha al Presidente de la República señor ingeniero Alberto Fujimori Fujimori para celebrar conversaciones que conduzcan a un Acuerdo de Paz de cuya aplicación derive concluir la guerra interna que vive nuestro país desde mayo de 1980, petición que consta en las cartas del 15 de setiembre y 6 de octubre de 1993 que fueron publicadas en octubre del mismo año y difundidas ante la opinión pública nacional e internacional y por el propio Presidente de la República ante la ONU.

Asimismo, plenamente convencidos de la Nueva Gran Decisión y Definición establecida por el Presidente. Gonzalo, destacamos la innegable importancia de la Ronda de Conversaciones, señalando que si no se ha avanzado en la concreción del Acuerdo de Paz hasta hoy, es principalmente por la acción contraria de la línea revisionista y el Bloque Escisionista encabezado por el camarada Feliciano, quien está deviniendo en impenitente y recalcitrante revisionista; ésta es la primera causa. El Bloque Escisionista aprovechando la detención del Presidente. Gonzalo y Dirección Central, ha asaltado el Comité Central del PCP y usurpado la dirección proletaria, y sistemáticamente se ha opuesto a cada paso dado por el Presidente. Gonzalo en la lucha por un Acuerdo de Paz, por lo que arrasamos su línea revisionista y demolemos el Bloque Escisionista antimaoísta, antipensamiento Gonzalo y antipartido, y emplazamos al camarada Feliciano a que si algo le queda de posición de clase, espíritu de partido y desinterés absoluto, agache la cabeza ante el PCP, se autocritique, corrija su nefasto rumbo y asuma la Nueva Gran Decisión y Definición de Luchar por un Acuerdo de Paz y Sentar Bases para el II Congreso; así también emplazamos a los camaradas que aún están hundiéndose en esta línea negra que den giro y asuman lo que es necesidad partidaria, y llamamos a que todo el PCP, se autocritique, corrija su nefasto rumbo y asuma la ¡Nueva Gran Decisión y Definición de Luchar por un Acuerdo de Paz y Sentar Bases para el II Congreso!, trabajen por su plasmación imponiendo la línea proletaria marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo del Presidente Gonzalo en todo el Partido.

La segunda causa es la acción de la oposición que está en contra del Acuerdo de Paz, actuando en convergencia objetiva con el Bloque Escisionista en función de sus mezquinos intereses de grupo, desenvolviendo su negra campaña, la cual una vez más condenamos, combatimos y aplastamos.

Una tercera causa es por el gobierno que tiene sus propios criterios e intereses particulares y se deja presionar por la oposición o por posiciones triunfalistas dentro de su propio seno.

Y la cuarta es por debilidad de la izquierda, que en intensa lucha de dos líneas y lucha de clases se viene fortaleciendo asumiendo indoblegablemente la lucha por el Acuerdo de Paz.

Llamamos al proletariado peruano e internacional y a nuestro pueblo, a servir con firmeza a impulsar resueltamente la lucha por un Acuerdo de Paz que ponga término a la guerra y bregar por su aplicación, combatiendo y derrotando toda oposición; para cuyo efecto demandamos al gobierno que presente ante la prensa nacional e internacional al Presidente Gonzalo (Dr. Abimael Guzmán Reinoso) para que fundamente directa y públicamente la posición de terminar la guerra a través de un Acuerdo de Paz y que por su autoridad y ascendencia reconocidas sea aceptado y acatado por todo el PCP y las organizaciones que dirige.

2° ¡DENUNCIAR, DESENMASCARAR Y COMBATIR EL PLAN DE AISLAMIENTO, REDUCCION Y ANIQUILAMIENTO SISTEMATICO Y SOFISTICADO CONTRA LOS PRISIONEROS DE GUERRA!

Enarbolamos la defensa de los derechos del pueblo y exigimos respeto a los derechos de los prisioneros de guerra y al conjunto de los derechos fundamentales que han sido consagrados por la larga brega del pueblo principalmente del proletariado en ardua lucha, todos ellos derechos que nos amparan y que vienen siendo violentados.

Denunciamos, desenmascaramos y combatimos el plan de aislamiento, reducción y aniquilamiento sistemático y sofisticado contra los prisioneros de guerra que el imperialismo ha creado para combatir la revolución, destruyendo a los revolucionarios, principalmente a los comunistas, y que hoy se está extendiendo a las naciones oprimidas; plan que el estado peruano y la reacción vienen aplicando prosiguiendo la línea genocida que sigue, desde 1983, contra la guerra popular y el pueblo peruano. Por ello con encendido odio de clase desenmascaramos y denunciamos el vil tráfico que hace el imperialismo norteamericano con la sangre de nuestro pueblo derramada en los genocidios de Barrios Altos y la Cantuta invocando derechos humanos para violentar la soberanía nacional dentro de las contradicciones que tiene con el actual gobierno. Así como también condenamos el tráfico que hace la oposición en sus afanes electorales y de grupo sirviendo a sus amos imperialistas. Y una vez más nos reafirmamos que es con el Acuerdo de Paz que culminará esta línea genocida del estado peruano.

Condenamos el cuestionamiento y negación de los derechos fundamentales que se agregan a la privación de la libertad de los prisioneros de guerra, buscando nuestro aniquilamiento como el aislamiento absoluto y perpetuo; pretendiendo que nuestra vida se circunscriba a comer, digerir y evacuar, encerrándonos en celdas frígidas que llegan según la temporada a temperaturas por debajo de los cero grados centígrados, de las que sólo se nos permite salir 30 minutos diarios par ir al patio, lo que contraviene normas internacionales de tratamiento penitenciario además de la violación de derechos como el fundamental a la vida, la integridad física y salud (lo que detallamos más adelante), buscando reducirnos a la condición de subhumanos y destruir nuestra esencia social de hombres, llegando a cometer crímenes de lesa humanidad al propiciar y dejar morir al joven prisionero de guerra Edwin Melitón Cárdenas, a lo que se suma el inminente riesgo en que se encuentran Pascual Utia Lozano, Manuel Mendoza Chiara y otros compañeros nuestros.

Este siniestro plan lo que pretende es quebrar la moral revolucionaria e imponer sus leyes de capitulación y arrepentimiento como la ley 26655, buscando posponer, soslayar o reemplazar el Acuerdo de Paz. Desenmascaramos esta ley que es modalidad de arrepentimiento dentro de su política de "pacificación" a la cual nos quieren someter pregonando "consolidación de la pacificación", restringen y niegan nuestros derechos como el de la libertad y se promociona esta llamada "ley de indulto para inocentes" o de "liberación de inocentes" traficando con el derecho a la libertad de los prisioneros de guerra, chantajeando, aplicando "filosofía del renegado" para ser considerado "inocente" y así servir a destruir al PCP y las organizaciones que dirige condenando al Partido, la guerra popular y la revolución, lo cual es usado para hacer campaña negra contra nosotros.

Denunciamos y condenamos la violación de normas del derecho público internacional, las constitucionales del país, del derecho penal sustantivo procesal y de ejecución, que nos amparan en los casos de investigación de supuestos delitos, su juzgamiento y el cumplimiento de la pena; normas que tienen que ver con el derecho a la vida, la integridad física y la salud de la persona, que es un derecho fundamental. Denunciamos el juicio arbitrario y violatorio de normas de juzgamiento que se le ha hecho al Presidente Gonzalo (Dr. Abimael Guzmán Reinoso) y al aislamiento absoluto y perpetuo al cual se le somete y exigimos respeto al derecho a la vida y salud del Presidente Gonzalo, así como de miles de prisioneros de guerra en todo el país.

3° DENUNCIAMOS, DESENMASCARAMOS Y COMBATIMOS EL SINIESTRO REGIMEN DE CARCELERIA, DE AISLAMIENTO, REDUCCION Y ANIQUILAMIENTO SISTEMATICO Y SOFISTICADO CONTRA LOS PRISIONEROS DE GUERRA QUE SE APLICA EN LA CARCEL DE YANAMAYO-PUNO.

En este penal llamado de máxima seguridad se aplica un "tratamiento especial" con "reglamentos secretos", el cual no está sujeto a ninguna norma legal y por el contrario viola todos nuestros derechos ya que está hecho según el criterio arbitrario de cada director y en este último tiempo cada vez con mayores restricciones dentro del plan de aislamiento y aniquilamiento en contra nuestra, lo que a continuación denunciamos.

- Violación del derecho a la vida, la salud y la integridad física. A más de las condiciones climatológicas por la ubicación de esta cárcel a casi 4000 metros sobre el nivel del mar y la baja temperatura se nos mantiene recluidos en celdas de 1.60 por 2.30 metros, bipersonales, en las que se da sólo 2 pasos, donde tenemos que desenvolver todas nuestras actividades, descansamos, nos sirven nuestros alimentos, evacuamos. La alimentación es deficiente en valor calórico y proteico, nos dan entre 800 a 1200 calorías diarias, siendo lo mínimo para nosotros según la Organización Mundial de la Salud, la FAO y Ministerio de Salud de 1800 a 2000 calorías diarias y 60 gramos mínimo de proteínas. Además de esto la preparación de los alimentos es antihigiénica e incluso la Policía Nacional de Perú hace la verificación de los mismos con utensilios sucios que introduce en las pastas. Todo esto nos genera diversos problemas de salud.

La atención médica es deficiente y en varios casos nula cuando se requiere atención médica especializada, llegando a abandonar a los enfermos sin tener diagnóstico, lo cual ya ha ocasionado la muerte del compañero Edwin Melitón Cárdenas en julio de 1995 y en el caso del compañero Jorge Mamani Romero lo ha dejado en la invalidez, y ahora tenemos a nuestro compañero Pascual Utia Lozano quien se encuentra inmovilizado habiéndosele agravado su mal, por lo que denunciamos y responsabilizamos (de lo que pudiera ocurrirle a nuestro compañero) al médico y director del penal, a las autoridades regional y nacional del INPE.

Además de esto la salud de los prisioneros de guerra viene deteriorándose, generándose males digestivos por la mala alimentación así como otros específicos de estas zona frías que se acentúan por la forzada inmovilidad (problemas en vías respiratorias, reumáticas, varices, etc.)

A todo esto se agrega la carencia de medicinas en el tópico así como la demora en entregarnos aquellas que nuestros familiares nos traen; usan sólo "terapia médica" con paliativos que no resuelven la causa de las enfermedades.

Sumado a esto se nos restringe el ingreso de alimentos, frutas y verduras que traen nuestras visitas y más aún han procedido a tapiar las ventanas con cemento y las rejas con calaminas, quitándonos más la luz y ventilación ya que las ventanas están hechas con celosías de cemento, con el único objetivo de mayor reducción, aislamiento y aniquilamiento que rechazamos tajantemente.

- Violación al derecho de comunicación, expresión del pensamiento y las ideas. Se ha llegado al extremo de restringirnos hablar, cantar y expresar nuestras ideas sancionando y castigando por ello con medidas abusivas, arbitrarias e ilegales, negando hasta el saludo entre internos, incluso entre familiares que se encuentran en distintos pabellones, negando así la propia condición del ser humano como ser social, que se desenvuelve, vive y trabaja relacionado con otros hombres para transformar la sociedad.

- Violación del derecho a la visita. Se nos restringe a recibir visita mensual por locutorio durante 30 minutos, sin contacto físico, detrás de alambrados metálicos y sólo se permite un máximo de dos familiares directos por prisionero: padres, hijos, hermanos, esposos, llegando a considerar al niño como una de las personas visitantes y no permitiendo la visita de familiares directos como primos, tíos, sobrinos y parientes políticos (cuñados, suegros, etc.) violando la propia ley que establece visitas semanales, según el artículo 20 del decreto ley 25475 y el sistema de parentesco establecido por el código civil, para cuyo efecto dicen ceñirse a un "reglamento" el cual no puede contravenir a una norma que tiene carácter de ley. A esto se suma el hecho que la mayoría de los prisioneros de guerra de Yanamayo hemos sido trasladados de diferentes lugares del país, con el objetivo de aislarnos aún más, por lo que nuestros familiares por la lejanía, lo costoso del viaje, no puedan visitarnos mensualmente, así el 70 % de prisioneros de guerra tenemos visita sólo una vez al año.

También denunciamos el hostigamiento, provocación y amenaza a nuestros familiares, ligado a restricciones abusivas e ilegales, se los obliga a pelar las frutas para que ingresen o se les recorta el ingreso de la cantidad de alimentos que traen, se les hace vaciar los envases de shampoo, pasta dental, etc., pese a que estos son de plástico, así como les impiden que ingresen materiales de trabajo y de cultura. Además no respetan la privacidad durante la visita pese a que la ley dispone vigilancia visual y no colocar un policía al lado del visitante y otro del visitado, a esto se suma el que se haya llegado a golpearles y reprimirles como ha ocurrido el 8 de febrero, extendiendo su represión a nuestros familiares lo que rechazamos y condenamos.

- Violación del derecho a la libertad, trabajo y cultura. Abusiva, ilegal y arbitrariamente se nos niega el poder obtener la libertad que por derecho nos corresponde, ya que algunos de nosotros hemos sido sentenciados con leyes que contemplan beneficios como el 2 por 1 por el cual se nos facultaba poder tramitar y obtener libertad condicional, libertad vigilada o reducción de la pena por el trabajo y estudio, aplicando e forma retroactiva la ley, lo cual es ilegal, con el único fin de mantenernos encarcelados indefinidamente buscando nuestro aniquilamiento, una muestra de ello es la situación del compañero Pascual Utia Lozano. Exigimos que este derecho a la libertad se cumpla.

Rechazamos el cuestionamiento y negación al derecho fundamental del trabajo, nos reafirmamos que sin trabajo el hombre pierde su condición humana porque trabajar es la condición transformadora del hombre.
Si bien reconocemos que luego de la Ronda de Conversaciones ha habido repercusión en algunas condiciones mínimas de trabajo que hemos conquistado, últimamente se están implementando restricciones impidiendo el ingreso de materiales tras argumentos irrisorios como "colores prohibidos", "por seguridad", "objetos punzo cortantes", o requisando nuestros trabajos con el pretexto de "contenido subversivo"; así como la carencia de talleres, restricción de ingreso de materiales, requisa de herramientas de trabajo y productos terminados, llegando al extremo de destrozar y robar lo que trabajamos. Todo esto refleja la política carcelaria que se sigue en Yanamayo, de negación de todos los derechos fundamentales.

Rechazamos y condenamos la violación del derecho a la cultura que se refleja en la restricción de libros y revistas tales como "National Geographic", "Selecciones", revistas culturales y científicas, bajo el supuesto de "contenido subversivo" o "están en otro idioma", siendo su objetivo negarnos el acceso a la cultura y alejarnos de la realidad.

- Denunciamos, rechazamos y condenamos las requisas de materiales de estudio y trabajo así como la destrucción y pillaje de nuestras pertenencias.

En los últimos meses y en especial en setiembre del 96 se nos ha hecho requisas pretendiendo despojarnos de nuestros cuadernos de estudio y, lo que es principal para nosotros, de los cuadernos que fundamentan la lucha por un Acuerdo de Paz, además de haber destruido y robado nuestros materiales de trabajo y pertenencias, en abierta provocación y hostigamiento contra los prisioneros de guerra, socavando la lucha por un Acuerdo de Paz dentro de la campaña negra que contra ella desenvuelven quienes han venido medrando de la guerra y por ello se oponen a su término. Así, denunciamos el trato humillante y vejatorio perpetrado en particular contra las prisioneras de guerra pretendiendo mellar la moral y dignidad de la mujer con revisiones atentatorias a su condición además de trato hostil con lenguaje soez hecho por el personal de resguardo de la Policía Nacional del Perú y en particular de algunas policías femeninas, todo esto promovido y avalado por el propio director Víctor Ordinola Ruiz.

- Denunciamos al comandante PNP Víctor Ordinola Ruiz, Director del Establecimiento Penal de Yanamayo, de aplicar el plan de aislamiento, reducción y aniquilamiento sistemático contra los prisioneros de guerra. Desenvuelve persecución política y con espíritu de venganza señalando que "no tenemos derecho a nada" actuando con arbitrariedad e impunidad, abusando de su autoridad, negando los derechos fundamentales de los prisioneros de guerra. Así: impone sanciones arbitrarias e ilegales sin ningún fundamento de hecho ni legal que las sustenten; en las requisas comete abusos y atropellos permitiendo el robo, pillaje y destrucción de nuestros materiales de estudio y trabajo, revisiones humillantes y vejatorias, agresiones físicas como en la requisa del 4 de septiembre de 1996 y del 28 de febrero de 1997; aplica la política de enfrentar presos contra presos usando a internos arrepentidos autodenominados "independientes", promueve, avala y protege agresiones verbales y físicas contra los prisioneros de guerra pretendiendo generar enfrentamiento entre presos para justificar una mayor represión poniendo en peligro nuestras vidas e integridad física.

Condenamos la negación de los derechos fundamentales de los prisioneros de guerra, y la política carcelaria de graves restricciones, aislamiento y represión; y demandamos respeto de los derechos de los prisioneros de guerra.

Todas estas cuestiones de las hasta aquí planteadas, son expresión irrefutable de violación y negación de los derechos fundamentales de la persona, son abiertamente violatorias de las reglas mínimas para el tratamiento de reclusos, aprobadas en el I Congreso de las Naciones Unidas sobre prevención del delito y tratamiento penitenciario, así como de las reglas mínimas adoptadas por el Consejo de Europa del 19 de enero de 1973 y del Convenio de Ginebra referente al tratamiento de prisioneros provenientes de conflictos internos, suscrito por el estado peruano de lo que deriva su obligación a su estricto cumplimiento. Sin embargo estos hechos muestran que el estado peruano y el gobierno actual pregona observancia y respeto de los llamados derechos humanos, pero lo que aplica es una negación de los mismos violando las 24 horas del día los derechos fundamentales de la persona humana, universalmente reconocidos.

Por todo lo dicho demandamos al estado peruano y al gobierno respeto a los derechos fundamentales establecidos en las normas nacionales e internacionales que el estado está obligado a cumplir como son algunas de ellas: la Constitución Política del Perú, el Código Penal Sustantivo procesal y de ejecución; Declaración Universal de Derechos Humanos, Pacto de San José de Costa Rica, artículo III Común a las Convenciones de Ginebra que establecen las garantías mínimas que todos los estados están obligados a respetar en situaciones de conflicto interno. Que se ponga coto a las violaciones de las garantías judiciales, en los juicios (con jueces sin rostro, negación del derecho a la defensa y el debido proceso de juicios clandestinos sumarios, etc.) y los que así se llevaron sean revisados y vueltos a juzgar con todas las garantías y respeto a los derechos fundamentales. Así en el caso del juicio al Presidente Gonzalo.

Finalmente, llamamos al pueblo peruano, al proletariado nacional e internacional, a las masas, a los oprimidos del Perú y el mundo a que enarbolen los derechos del pueblo y defiendan los derechos fundamentales reconocidos universalmente, que denuncien y condenen esta siniestra política, plan y régimen carcelario que se aplica contra los prisioneros de guerra, presos políticos recluidos en las diversas cárceles del Perú y específicamente en Yanamayo. Llamamos a que luchen por un Acuerdo de Paz que ponga término a la guerra que desde 1980 vive el Perú y así también terminar con la línea genocida que sigue el estado peruano desde el 83 y que el gobierno actual está aplicando.

Febrero de 1997

Prisioneros de guerra Penal de Yanamayo

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS